Pilar Cristóbal
Pilar Cristóbal Archivo

No sé si lo que hago está bien. Tengo un problema de eyaculación precoz. Y antes de hacer coito mi novia me masturba, para luego poder durar más. Pero nos es muy difícil saber el momento justo, porque si lo hacemos pronto me corro enseguida, yo diría que antes incluso, pero si se me pasa pues se baja y casi no puedo penetrar. ¿Qué podemos hacer?

El mejor consejo en el caso de la eyaculación precoz es, procurar que ella tenga su orgasmo primero a través de la caricia del clítoris y después, puedes penetrar sin preocuparte del tiempo que tardes porque para ella la penetración es muy gratificante e incluso puede tener otro orgasmo y tú ya no tienes más que centrarte en ti mismo.

Mi chica no me deja tocarle el clítoris porque dice que lo hago muy mal. Yo se lo acaricio con cuidado y al principio me deja pero cuando ya está excitada y yo aumento la presión se queja y me aparta, a veces, incluso, se le baja el rollo y se cabrea. ¿Cómo hay que hacerlo para hacerlo bien?

Estimular el clítoris cuando una mujer está muy excitada es casi siempre contraproducente. A la mayoría les molesta mucho, como les pasa a la mayoría de los hombres si se les toca el glande cuando está en erección. Por eso lo mejor es no tocarlo directamente, sigue acariciándola pero por los alrededores, los labios menores, la entrada de la vagina y el periné, (que es la almohadilla que hay entre la entrada de la vagina y el ano).

¿Por qué tenemos relaciones sexuales?
Tenemos relaciones sexuales, primero por la necesidad de reproducirnos, es decir, de que nuestros genes continúen en la Tierra para siempre; segundo para sentirnos bien, por puro placer, y tercero por la necesidad de experimentar cosas nuevas.

También puede haber relaciones sexuales por muchas otras cosas como para expresar el amor que sentimos por alguien, para conseguir bienes o éxito social, para no sentirnos solos, para reafirmarnos o para descubrir nuestra verdadera identidad. Sea por lo que sea, tener sexo siempre es bueno, relaja, descarga endorfinas en la sangre y si no hay algún pensamiento negativo por medio, como sentimientos de culpa o de vergüenza, es una de las conductas que sirve para cargarnos de energía positiva.