Un empresario belga denegó un puesto de trabajo a un ciudadano nigeriano ya que, según dijo, su perro era racista y mordía a personas de raza negra,según publicaron el sábado los medios belgas.

El nigeriano de 53 años dijo al diario De Standaard que llegó al negocio de hierro forjado del empresario belga y fue inmediatamente acosado por el perro.

Mi perro es racista. No yo

El empresario alejó al hombre incluso antes de que pudiera entrar, escribió una carta a la oficina laboral diciendo que
no podía contratar al hombre debido a su raza, y añadió que había riesgo de que su perro le mordiera.

La oficina laboral ha concluido que el hombre belga es racista y lo ha quitado de su lista de posibles empresarios. "Mi perro es racista. No yo", dijo el belga a De Standaard.

El nigeriano, que lleva viviendo en Bélgica 32 años, dijo que no era la primera vez que era rechazado de un trabajo debido a su color, aunque otros empresarios han sido más sutiles.

Dijo al diario que no quería denunciar formalmente el caso porque no quería que su familia en Nigeria se enterara del incidente.