El Comité Federal del PSOE ha dado su pleno respaldo a José Luis Rodríguez Zapatero ante la nueva situación creada por ETA, hizo autocrítica tras detectar los fallos del 27-M, y cerró filas ante el "ruido" del PP, reconociendo que este partido ha logrado imponer su estrategia de comunicación.

El Comité -máximo órgano de dirección socialista entre congresos- analizó los resultados de las elecciones municipales y autonómicas con especial atención a fracasos como el de Madrid o la Comunidad Valenciana y los posibles pactos de Gobierno en lugares como Canarias o Navarra, ésta última donde no descarta acuerdos con UPN aunque el "fariseismo político" de esta formación lo dificulta.

"Nosotros lo que queremos es ganar para cambiar las cosas, para hacer reformas
Zapatero abrió su intervención inicial refiriéndose directamente a
la ruptura del alto el fuego permanente de ETA, asegurando que será "implacable" ante su amenaza , y apostó por la unidad frente a la banda terrorista.

Al término de la reunión, Zapatero auguró que ETA seguirá presente en la agenda política de los próximos meses pero subrayó que "no hay que temer a nada" en ese debate porque se siente con "autoridad moral y política" para defender su gestión.

Finalmente, Zapatero dio por abierto el proceso de elaboración del programa electoral para las generales de marzo 2008, que coordinará el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y que pidió que sea "más ambicioso aún que el anterior".

"Nosotros lo que queremos es ganar para cambiar las cosas, para hacer reformas; no queremos que pierdan ellos, lo que queremos es ganar nosotros para hacer cosas por el país", agregó, convencido de la "importantísima victoria electoral" que obtendrá el partido en marzo, "con más margen" que en 2004.