El portavoz internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) , Rodrigo Granda, liberado por el Gobierno colombiano el lunes pasado, ha pedido "paciencia" a las familias y a los cautivos de la guerrilla, y agradeció a Francia y al Grupo de los Ocho (G-8) sus gestiones por la paz de Colombia.

Granda, liberado a petición del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ofreció su primera rueda de prensa en la que destacó el apoyo internacional para la solución al drama de los rehenes denominándolo "intercambio humanitario".

Cautivos

Las FARC todavía mantienen a centenares de cautivos con los que se pretende intercambiar con presos retenidos por el Gobierno de Uribe. La figura señalada como abanderada de este intercambio es la ex candidata presidencial franco-colombiana Ingrid Betancourt .

El acuerdo no le da a las FARC ningún tipo de ventaja militar (Rodrigo Granda, miembro de la guerrilla)

Este acuerdo humanitario "no le da a las FARC ningún tipo de ventaja militar", aclara Granda ante el temor de los colombianos de fortalecer a las guerrilla. Además, señaló, sería una retirada militar "por un tiempo determinado".

Señaló que "si Francia pide la liberación de Granda es porque las FARC no somos terroristas, no somos narcotraficantes, ni somos delincuentes comunes", criticando la excarcelación que anunció el presidente Álvaro Uribe y que está en marcha desde hace varios días.

Rodrigo Granda agradeció al grupo de los siete países más ricos y Rusia (G-8) el respaldo a las tareas de España, Francia y Suiza, "que han persistido tercamente en acercar las partes", destacó.

Rectificaciones

El preso liberado pidió al Estado que le devuelva sus documentos y negó haber participado en el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente paraguayo Raúl Cubas.