Se trataba de un pedido de una pizza grande de pepperoni, pero incluía una petición de auxilio que sacó a una mujer y a sus tres hijos de una situación complicada, según publica el Washington Post.

Cheryl Treadway, una mujer de Florida (EE UU) había tenido una fuerte discusión con su pareja, que terminó con ella incomunicada y retenida junto a sus tres hijos pequeños en su casa y con su novio armado con un cuchillo y amenazando a la familia.

Sin embargo ella logró convencer al secuestrador de que pidieran una pizza, cosa que ella hizo a través de la aplicación del móvil de su captor. En los espacios para peticiones especiales sobre las pizzas ella incluyó dos mensajes:  "Por favor, ayuda, llamen al 911 (teléfono de emergencias de EE UU) por mí" y "911 secuestrada, ayuda".

"He estado aquí 28 años y nunca, nunca he visto nada así", declaraba poco después la gerente de la pizzería, que sin embargo reaccionó con prontitud al ver el pedido en su sistema, llamando a la policía local.

Los agentes se presentaron en el domicilio que constaba en la orden del pedido de la pizza y la propia mujer les abrió, con un bebé en brazos, poniéndose a salvo. "Pero aún había dos niños en la casa con una persona que estaba drogada y que no pensaba con claridad y portando un cuchillo, así que teníamos que sacarlos", relató uno de los agentes que acudió al domicilio.

Tras unos 20 minutos de conversación con los policías, el secuestrador accedió a entregarse y fue detenido, acusado de asalto agravado con un arma sin intención de matar, detención ilegal y obstrucción a la justicia, al impedir la comunicación de la mujer con las autoridades policiales.