Agentes de Policía Nacional adscritos a la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Provincial, en colaboración con la Inspección de Trabajo de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, detuvieron a un varón de 39 años y a su mujer de 37, sin antecedentes policiales y ambos de nacionalidad rusa, por un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral.

Según informa la Jefatura Superior de Policía de Canarias, la investigación se inició durante la tramitación de una solicitud de Asilo Político por parte de una ciudadana ucraniana, cuando manifestaba el motivo de su viaje a España y las circunstancias que lo rodearon.

Fue entonces los cuando funcionarios de la UCRIF se hicieron cargo de la investigación, tomando declaración a la presunta víctima sobre los hechos que directamente le afectaban cuando llegaba a España.

Los investigadores pudieron determinar que las captaciones se hacían a través de ofertas de trabajos publicadas en los medios de comunicación social de su país de origen, donde ofertaban 500 euros por un trabajo de decoración en jardinería y el compromiso de sufragar, además, el coste integro del pasaje de avión y los gastos generados por la tramitación del visado que serían abonados a su llegada a Tenerife.

Por su parte, una vez en la isla, los captados se encontraban con una realidad bien distinta a lo esperado, constatándose que muchos de ellos llevaban más de dieciséis meses trabajando en una finca situada en la zona sur en una actividad muy diferente a la ofertada, llegándose a doblar el horario de una jornada laboral normal y en unas condiciones pésimas al no disponerse de agua caliente ni electricidad.

Además, no estaban dados de alta en la Seguridad Social por no haberse formalizado contratación laboral y menos aún haber percibido remuneración alguna por un trabajo que venían realizando bajo presión y la amenaza de que si salían de la finca podrían ser detenidos por la Policía y deportados a su país.

Fueron localizadas 18

Personas trabajando

Ante los hechos descritos, se procedió a realizar una inspección con funcionarios del Ministerio de Empleo y Seguridad Social en la finca que acogía a los trabajadores explotados, siendo localizadas dieciocho personas trabajando, quince de las cuales se encuentran en situación de estancia irregular, siendo mayoritariamente de nacionalidad ucraniana y estando sólo una de ellas dada de alta en el Régimen de la Seguridad Social.

Con todo, se procedió a la detención de los dos responsables de los hechos investigados, quienes fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial en unión de las diligencias instruidas, quedando ambos en libertad con cargos.