Papa Francisco
El papa Francisco, sonriente en un vuelo en su avión. GTRES

Descolgar el teléfono y que el interlocutor diga que es el papa de Roma. Es difícil no pensar que es una broma. Eso es lo que creyó también Franco Rabuffi, un ciudadano italiano que hasta dos veces le colgó el teléfono al pontífice.

El papa Francisco tiene por costumbre llamar por teléfono a ciudadanos desconocidos que le han escrito alguna vez. Francisco decidió hacerlo con Rabuffi, que se encuentra enfermo, para reconfortarle. Pero este ciudadano no charló con él hasta que Jorge Bergoglio llamó una tercera vez.

Según recoge The Guardian,  Rabuffi dijo que el papa le comentó que le había parecido una anécdota muy divertida.

Esta semana, Franco Rabuffi fue recibido, junto a su esposa, por el papa en una audiencia en el Vaticano. Rabuffi pidió disculpas de nuevo al pontífice.