La Fiscalía de Málaga ha mantenido la acusación y la petición de pena de cuatro años de cárcel para una pareja por la supuesta estafa de 150.000 euros a un conocido, con el que tenían una cierta confianza y para lo que, presuntamente, mostraron una falsa apariencia de solvencia.

El juicio se celebró hace unos días en la Sección Segunda de la Audiencia malagueña y a los procesados se les acusa de un delito de estafa.

El ministerio público sostiene, según el escrito de acusación, que los acusados, "con la intención de enriquecerse ilícitamente", simularon una solvencia "de la que carecían" y, con la excusa de no tener liquidez en ese momento, pidieron al perjudicado que les prestara la cantidad de 150.000 euros.

Así, se dice en las conclusiones del ministerio público, a las que ha tenido acceso Europa Press, que los acusados se comprometieron, aunque "falsamente", a restituirle dicha cantidad, pero incrementada en un 10 por ciento mensual, por lo que la víctima aceptó, "creyendo que era un acuerdo rentable".

Además, pensó que no había riesgo "por esa apariencia de solvencia y la confianza en el acusado, que era su entrenador personal". Por esto, en diciembre de 2008 les entregó el dinero, que los procesados, según la acusación fiscal, "hicieron suyo" y que "no han devuelto ni pagado los intereses a los que se obligaron".

En el juicio, los procesados negaron que hubieran tenido la intención de engañar a la víctima, indicando que recibieron el dinero y que quisieron pagar, pero que les vinieron "mal" las cosas y la situación económica no se lo permitió.

El perjudicado, por su parte, que es representante de relojes, señaló que él no tenía el dinero, pero lo consiguió tras hablar con un cliente al que le había dejado en depósito mercancía, quien se lo dejó. Además, indicó que estaba en la confianza de que los acusados se lo iban a devolver.

Consulta aquí más noticias de Málaga.