Bhaktapur
Varios supervivientes pasan delante de los escombros de un edificio cerca de Bhaktapur, próxima de Katmandú (Nepal). EFE/Sedat Suna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó este sábado que al menos el 95% de los centros de salud de Nepal han quedado muy dañados o destruidos y un 30% de los grandes hospitales inservibles tras el terremoto.

Ahora lo que nos preocupa es el control de enfermedadesEl coordinador de los equipos médicos extranjeros de la OMS en Nepal, Ian Norton, afirmó que hay diferentes organizaciones llegando a los sectores más golpeados por el terremoto en Dhunche, con 20 toneladas de equipos para montar un hospital de campaña.

"De los 12 hospitales del distrito, los principales, tres están destruidos y uno tiene daños que lo hacen inservible", indicó Norton.

Explicó que han llegado suficientes equipos médicos extranjeros en el país, alrededor de 80, y 70 de ellos ha comenzado a trabajar sobre el terreno. Sin embargo lamentó que algunos grupos hayan llegado sin equipamiento al país, que es "realmente lo que hace falta", dijo.

Norton añadió que han previsto extender la atención primaria en las zonas a las que aún no llegaron los servicios de emergencia e ir restableciendo la atención primaria a lo ancho del valle de Katmandú.

"Ahora lo que nos preocupa es el control de enfermedades", señaló, al explicar que tendrán que estar atentos a los brotes de diarrea, neumonía y otras enfermedades ligadas con la falta de higiene y la lluvia de los últimos días.

Número de víctimas

El Ministerio del Interior nepalí difundió este sábado los últimos datos relativos al número de víctimas y situó el total de fallecidos en 6.621 personas y el de heridos en 14.566, aunque con el acceso a las zonas más remotas esta cifra aumentará.

El Consorcio de Reducción de Riesgos en Nepal, una entidad en la que participan organismos de Naciones Unidas, ha calculado que el terremoto ha generado alrededor de 2,8 millones de desplazados internos (la población del país es de 28 millones personas).

Además la misma fuente señaló que el seísmo destruyó unas 160.786 casas y otras 143.673 resultaron dañadas en el país del Himalaya.

El terremoto de 7,9 de magnitud ha sido el de mayor magnitud en Nepal en 80 años y el peor en la región en una década desde que en 2005 otro seísmo ocasionara más de 84.000 muertos en Cachemira.