La Asociación pola Defensa da Ría (APDR) de Pontevedra ha replicado a Ence que "el único modo de no defraudar a la ciudadanía pontevedresa es cerrar la fábrica y dejar libre el espacio que ocupa en la ría".

El presidente de la entidad, Juan Luis Arregui, se había comprometido en la junta de accionistas a que la empresa "no va a defraudar" a la ciudad.

El presidente de la APDR, Antón Masa, ha instado a los responsables de la pastera a "guardar esos 71 millones de euros que dicen que van a invertir en los próximos tres años en el lavado de cara de la fábrica, para cuando tengan que abandonar la ría y dejar los terrenos en el estado en que estaban cuando llegaron a Lourizán".

Así, el colectivo ecologista critica que, "después de 50 años destrucción ambiental", ENCE le ofrezca a la ciudad "el paraíso, a cambio de la permanencia más allá del 2018". No obstante, para la APDR "ya es demasiado tarde y nadie en la comarca cree las mentiras de los directivos de la fábrica", ha añadido Antón Masa.

"¿Por qué no prometer la recuperación de las playas o del banco marisquero de Os Praceres soterrados bajo los rellenos que ocupa la fábrica?", ha ironizado en un comunicado Antón Masa, quien ha emplazado al Ayuntamiento de Pontevedra a que "impida" la "pretensión" de ENCE de conseguir la licencia para minimizar el impacto de su presencia en la ría.

LOUZÁN

Además, el presidente de la APDR ha cuestionado al presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, que asistió invitado a la junta general de accionistas de ENCE.

Para Antón Masa, se trata de un "un hecho que no se sostiene en una sociedad democrática", por cuanto "un cargo público apoye las decisiones de una empresa privada. Y "más cuando está caracterizada por su incumplimiento sistemático de la legalidad", ha afirmado.

Masa ha asegurado que Louzán queda "deslegitimado, como parte interesada", en el debate sobre el futuro de ENCE, a la que ha calificado como una "empresa muerta, por más que el PP se empeñe en resucitarla".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.