Los padres que se nieguen a pasar la pensión alimenticia a sus hijos podrían sufrir la vergüenza de ver cómo sus nombres se hacen públicos en una página web, según un proyecto de ley hecho público este miércoles por el Gobierno británico.

El Gobierno británico pedirá permiso a los padres para divultar la identidad de sus ex parejas
El Ministerio de Trabajo y Pensiones va a enviar cartas a alrededor de un centenar de padres que se hacen cargo en solitario de sus hijos, en su mayoría mujeres, en las que les piden permiso para divulgar la identidad de sus ex parejas.

En caso de que no manifiesten su oposición, los nombres aparecerán publicados en la página web de la Agencia de Apoyo al Niño (CSA, en sus siglas en inglés),

Se trata de una de las medidas recogidas en el proyecto de ley de Pensión Alimenticia a los Niños y Otros Pagos, que prevé la sustitución a partir del próximo año de la CSA por una nueva agencia con más poderes para obligar a los padres a pasar la pensión a sus hijos.

Otras medidas

Otras medidas previstas en el proyecto de ley incluyen la retirada de pasaportes y la imposición de toques de queda a los padres que se nieguen a cumplir sus obligaciones.

La nueva agencia podrá retirar directamente dinero de la cuenta de los padres que no paguen
La nueva agencia también podrá retirar dinero directamente de las cuentas de los padres "morosos" y cargarles los costes que ocasionan al Estado el incumplimiento de sus obligaciones.

"Hay un pequeño número de padres que parecen creer que pasar una ayuda económica a sus hijos es algo opcional. No lo es. Y estas nuevas competencias traerán consigo que aquellos que no paguen tendrán que hacer frente a castigos reales y duraderos", dijo el ministro británico de Trabajo y Pensiones, John Hutton.

El Partido Conservador, el principal de la oposición británica, aseguró hoy que las nuevas iniciativas no podrán entrar en vigor hasta el 2013, con lo que "ofrecen muy poco apoyo" a las familias que dependen de la CSA.

Los liberal-demócratas, por su parte, no dudaron en calificarlas de "ejercicio de artificio".

"Identificar y avergonzar e imponer toques de queda a los padres que no paguen la pensión puede servir para lograr algunos titulares en la prensa, pero será de poca ayuda para las familias a las que aún se les debe hasta 3.500 millones de libras (unos 5.165 millones de euros/unos 6.973 millones de dólares) en pagos retrasados", dijo el portavoz liberal-demócrata de Trabajo y Pensiones, David Laws.