Málaga no es la ONU, pero casi.

Son ya 132 las nacionalidades que conviven en esta ciudad de 573.909 habitantes, una cifra llamativa que muestra la gran variedad de sonidos, palabras y costumbres que se mezclan en las calles. De los 193 Estados reconocidos por Naciones Unidas, sólo nos faltan 61.

Por ejemplo, no vive entre nosotros nadie del Vaticano o Mónaco; tampoco de Indonesia ni de tierras con nombres tan raros como Tayikistán o Turkmenistán.

Pero el Babel malagueño se incrementa cada año. En 2005 residían aquí personas de 130 países y en 2006 llegaron dos nuevos:  Malta y Dominica, una hermosa isla del Caribe.

De los 13.154 nuevos residentes de 2006, 8.114 (61%) eran de países ajenos a la UE, llegando incluso a duplicar la cuota de nuevos nacionales
Y es que los inmigrantes continúan salvando, por tercer año consecutivo, el padrón de la capital. De los 13.154 nuevos residentes de 2006, 8.114 (61%) eran de países ajenos a la UE, llegando incluso a duplicar la cuota de nuevos nacionales, que son4.098.

El grupo se completa con 942 extranjeros comunitarios, según los últimos datos oficiales del padrón de la capital, facilitados ayer y que por primera vez distingue extranjeros de la Unión del resto.

Los italianos, seguidos de franceses, ingleses y alemanes, son los ciudadanos más habituales de la UE: suman 5.696 y apenas suponen el 1% de los malagueños.

Pero son los inmigrantes los que más vienen, al contrario de lo que sucede en la Costa del Sol. Entre 2004 y 2006, la población extranjera ha crecido un 67%. Ahora supone casi el 6% de los malagueños.

En sólo un año, los inmigrantes han pasado de ser el 4,5% de los habitantes al 5,85%, 33.593 personas.

La mayoría tienen entre 26 y 40 años (el grupo más numeroso de malagueños está entre 41 y 64 años). Pero es el centro es el verdadero rincón multicultural.

Allí viven puerta con puerta 104 naciones: los inmigrantes son ya el 9,3%. Carretera de Cádiz es el segundo distrito más cosmopolita, con el 7%. Con los datos puede hasta dibujarse un mapa racial de la ciudad.

Los extranjeros de los países ricos eligen el este; los asiáticos, Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero; los latinoamericanos se reparten entre el Centro y Carretera de Cádiz; los australianos (Oceanía), el este.

Entre los africanos, los marroquíes van al centro y el resto del continente es mayoría en Palma-Palmilla, tal vez porque es el sitio de la ciudad donde ponen menos trabas para alquilar.

Un dato curioso es que los ucranianos (2.603 residentes) son el grupo más numeroso de europeos. Marruecos lidera África; Argentina, América; y China, Asia.

Oceanía está representada por siete australianos. Otra novedad son 24 apátridas, que no pertenecen a ninguna nación en las estadísticas (en 2006 eran cinco).

Mientras, hay quienes son los únicos embajadores de sus países: Namibia, Tanzania, Gabón, Malta, Dominica, Jamaica, Afganistán, Emiratos Árabes y Sri-Lanka.