El Ayuntamiento cierra el Faro de Moncloa por filtraciones de agua 72 horas después de reabrirlo

  • El Consistorio se gastó 350.000€ para ponerlo en servicio tras siete años de abandono, pero las tormentas del fin de semana inutilizaron sus ascensores.
  • Botella anunció su reinauguración como mirador a bombo y platillo | Este lunes estuvo fuera de servicio durante varias horas.
  • La estructura le ha supuesto a los madrileños 9,7 millones | Su coste de mantenimiento anual ronda los 400.000€, según la oposición.
Mirador en el interior del Faro de Moncloa.
Mirador en el interior del Faro de Moncloa.
JORGE PARÍS

Tres días sin incidentes. Eso es lo que ha durado abierto al público el remodelado Faro de Moncloa, que cerró sus puertas el domingo por la tarde y durante la mañana de este lunes por filtraciones de agua que afectaron a los ascensores.

Ana Botella, en el Faro de MoncloaTécnicos municipales confirmaron a 20minutos que las lluvias de este fin de semana, especialmente intensas durante la mañana domingo, afectaron a la plataforma superior y a los elevadores que permiten acceder a la misma. "Hoy (por este lunes), estamos realizando labores de mantenimiento, así que no puede subir nadie, pero esperamos tenerlo todo listo mañana", confirmaron desde el propio faro, aunque el complejo pudo abrir por la tarde, como comprobó este diario.

Ana Botella había hecho de esta reapertura la guinda de sus planes de recuperación turística de la ciudad.

La alcaldesa visitó las instalaciones el pasado el pasado mes de febrero para anunciar la recuperación del espacio como mirador a través de la empresa pública municipal Madrid Destino, que asumiría la gestión pese a que la infraestructura supone un coste anual de mantenimiento de 400.000 euros, de acuerdo a la oposición.

El Ayuntamiento planeaba cobrar por el acceso (3€ al público general y 1,50€ para niños de entre 7 y 14 años, desempleados, mayores de 65 años y personas con discapacidad) e instalar una terraza-cafetería en su base para aligerar los gastos.

Infraestructura gafada

La adecuación del faro y la colocación de un punto de atención turística en su base le han constado a los madrileños otros 350.000 euros en obras de saneamiento y actualización, lo que no ha impedido que una simple tormenta deje el monumento fuera de servicio a las primeras de cambio.

La Torre de la Iluminación y las Comunicaciones, su nombre oficial, está gafada desde su construcción. José María Álvarez del Manzano (PP) se la encargó al arquitecto Salvador Pérez a principios de los años 90' como icono de la ciudad, mirador, plataforma para antenas de transmisión y centro de tráfico, funciones que nunca cumplió.

El propio alcalde lo inauguró en 1992 a pesar de que el gobierno regional (PSOE) había recurrido el proyecto en los tribunales. A los pocos meses de su entrada en servicio, varias planchas metálicas de la estructura cayeron al suelo, sin provocar daños personales. La barandilla de la escalera interna daba calambre debido a la carga magnética de la estructura y a los fallos de asilamiento.

Alberto Ruiz-Gallardón, sucesor de Álvarez del Manzano, se encontró con el problema y clausuró el faro de manera indefinida tras varios amagos porque incumplía la normativa de seguridad. A continuación, invirtió 4,5 millones del Plan E de fomento del empleo para rehabilitarlo, aunque el presupuesto final fue de 5,6 millones. Gallardón lo inauguró en 2011, de nuevo antes de unas elecciones y pese a que los trabajos no habían terminado, pero quedó cerrado inmediatamente después.

9,7 millones de inversión

El coste total para las arcas públicas ha sido de 9,7 millones de euros, un dinero que la oposición considera "despilfarrado".

Raquel López, cabeza de lista de IU al Ayuntamiento, augura que los fallos estructurales del Faro no acabarán ahí: "Después de más de 10 años, lo que vemos es que las prisas electorales dan lugar a estas chapuzas y causas unos daños muy onerosos a las arcas de Madrid Destino y al bolsillo de los madrileños".

"Han tenido el faro siete años cerrado y lo abren deprisa y corriendo al borde de las elecciones. Madrid se merece un Ayuntamiento más serio, y que piense en las personas, no en el ego ni en las ambiciones de sus líderes políticos. Esperamos ser decisivos en la próxima legislatura para que Madrid se gestione de forma radicalmente distinta", critica el candidato de UPyD, David Ortega.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento