Laura García Lorca
Laura García Lorca, en una foto de archivo. EFE

Laura García Lorca, sobrina de Federico García Lorca, ha dicho que el informe oficial sobre el asesinato del poeta de Fuente Vaqueros demuestra que fue "un crimen político" y descarta además otras "causas peregrinas" como que muriera a consecuencia de posibles rencillas familiares.

La también presidenta de la Fundación Federico García Lorca ha señalado que la documentación del régimen franquista conocida confirma por tanto que al dramaturgo lo mataron por ser "socialista" y amigo de Fernando de los Ríos, además de "homosexual".

Lo que tiene interés es lo que pasó no sólo con García Lorca, sino con el resto de víctimas

Desconoce en cambio si es verdad, como recoge el informe, que García Lorca fuera masón, un dato que sí conocía de su abuelo, ha dicho la sobrina, quien cree que la documentación oficial también demostraría que está enterrado en Víznar (Granada) con personas diferentes a las que se había apuntado hasta ahora.

"Poco importan unos metros más allá o más acá, lo importante es que está entre todas las demás víctimas", ha sentenciado la sobrina del poeta, que ha insistido en que la familia García Lorca no está buscando los restos del poeta.

La presidenta de la Fundación también ha asegurado a Efe que "lo importante" es que se continúe investigando y que se compruebe posible información de interés, ya que hay mucho que no se conoce todavía y hay que "recordar y preservar ese gran cementerio y honrarlos a todos de la misma manera", ha añadido.

"Lo que tiene interés es lo que pasó no sólo con García Lorca, sino con el resto de víctimas", ha insistido, al tiempo que ha apostillado que mantenerlo junto a los represaliados por el franquismo "hace más" que separarlo de ellos.

Los documentos oficiales sobre la muerte de Federico García Lorca han mostrado por primera vez la versión oficial del régimen franquista sobre el asesinato del poeta y han despertado ciertos recelos y dudas entre expertos e investigadores, que también han destacado la trascendencia del informe policial.

El referido informe, de la Jefatura Superior de Policía de Granada de 1965, elaborado casi treinta años después de su fusilamiento y que sale a la luz tras varias décadas, recoge que el dramaturgo fue asesinado en Víznar (Granada) junto a otra persona y "después de haber confesado".

Esta documentación le atribuye "prácticas de homosexualismo" y recoge que fue enterrado en un barranco a unos dos kilómetros del lugar conocido como "Fuente Grande".