El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió este miércoles subir los tipos de interés a corto plazo para la eurozona en 25 puntos básicos, hasta el 4 por ciento, informó la entidad.

La institución europea aumentó también en 0,25 puntos porcentuales la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a las entidades, hasta el 5 por ciento, y la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, hasta el 3 por ciento.

La decisión estuvo en línea con los pronósticos de los mercados, que daban por sentado un aumento de las tasas después de que varios miembros del órgano ejecutivo de la entidad insistiesen en la necesidad de que no se materialicen los riesgos inflacionistas que identifican en el área del euro.

Inflación al alza

El Banco Central Europeo también revisó al alza sus previsiones de crecimiento e inflación para la eurozona en 2007, respecto a las proyecciones de marzo, debido a unas mejores perspectivas económicas y a unos precios del petróleo más altos.

El indice de Precios de Consumo Armonizado se incrementará entre 1,8 y el 2,2 por ciento
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, explicó que el banco prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) real crezca este año entre el 2,3 y el 2,9 por ciento, frente a la horquilla del 2,1 al 2,9 por ciento que calculó en marzo.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de gobierno de la entidad, Trichet calculó que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se incrementará en 2007 del 1,8 al 2,2 por ciento, en comparación con el rango entre el 1,5 y el 2,1 por ciento pronosticado hace tres meses.