El presidente de las Cortes de Aragón, José Ángel Biel, ha defendido este jueves, Día de la Comunidad Autónoma, los valores de la Constitución, el control y la transparencia de la gestión pública, así como "utilidad" del Parlamento regional. Ha intervenido en el acto oficial de celebración de la festividad de San Jorge en el Palacio de La Aljafería.

Biel ha emplazado a "reforzar los mecanismos de control" y a "fortalecer nuestro entramado institucional como garantía de seguridad jurídica", un ámbito en el que "es vital" la aportación del Justicia y de la Cámara de Cuentas, "cuya independencia, rigor y eficacia nos aportan transparencia en la gestión de los siempre limitados recursos públicos".

Ha reivindicado el papel de las Cortes, señalando que "todos los que aquí nos encontramos debiéramos ser fervientes defensores de su actividad y utilidad pública, como cámara legislativa y de control, que busca respuestas a las demandas de los aragoneses" y "si no las hallamos es nuestra responsabilidad y es nuestro deber redoblar los esfuerzos por encontrarlas". Ha apelado a la responsabilidad de los que "llegan a cuestionarse su mera existencia, que es como dudar de Aragón y de la capacidad de los aragoneses para gobernarse".

Este ha sido además, el último discurso de José Ángel Biel, como presidente de las Cortes de Aragón y presidente del PAR.

PROGRESO

El presidente de las Cortes ha señalado que "Aragón, con autonomía, ha experimentado en las últimas cuatro décadas su mayor progreso económico, social y moral porque incluso en ese ámbito se han forjado los valores que permiten examinar con mayor rigor la actividad pública. Se impone la transparencia, la rendición de cuentas y la implicación de la sociedad civil en la política".

Ha proseguido afirmando José Ángel Biel que "hay nuevos valores, pero hay otros que perduran desde la Transición y que se plasmaron en la mejor Constitución con la que ha contado nuestro país. La tolerancia, el respeto, el acuerdo, el interés general y una Administración garante del Estado del Bienestar universal, permitieron pasar página y sentar las bases del actual estado moderno".

"Se generó entonces un marco de desarrollo y convivencia, que ahora no podemos cuestionar, porque no existe otro mejor", ha aseverado, considerando que "sería un debate infructuoso porque no se alcanzaría el nivel de acuerdo pretérito y tan sólo generaría agravios, ahondaría las diferencias y cronificaría enfrentamientos que parecían desterrados".

"La defensa de la Constitución, mejorada en lo necesario, y de nuestro Estatuto de autonomía, desarrollado con generosidad son, por tanto, en mi opinión, dogmas irrenunciables, al menos, para los que creemos en España y en Aragón".

"DESAFECCIÓN"

Ha recordado que cuando comenzó la VIII Legislatura "nos propusimos abrir más estas Cortes, hacerlas más permeables" para "lograr que los ciudadanos las sintieran más próximas, que entendieran su dinámica y su utilidad" porque "un Parlamento aislado de la sociedad carece de sentido".

A su juicio, "parte de la desafección ciudadana es porque todavía no hemos logrado plenamente que los aragoneses vean en su totalidad la utilidad de estas Cortes, aunque por la puerta de este Palacio hayan entrado en esta legislatura más personas que nunca".

Biel ha hecho un llamamiento a la "autocrítica" al afirmar que "el comportamiento poco ético de una reducida minoría ha empañado la vocación y dedicación de miles de servidores públicos, a los que nos avergüenzan, todavía más, algunos comportamientos".

Asimismo, ha pedido reflexionar "sobre la responsabilidad de aquellos que por simple táctica política, legítima por supuesto, por lograr un beneficio cortoplacista han practicado la demagogia, han fomentado el enfrentamiento y han jaleado los ánimos públicos desacreditando de paso a la clase política y a las instituciones".

"Me siento orgulloso de ser un servidor público que ha dedicado muchas horas al día durante muchos años al interés general de Aragón", ha dicho Biel, quien ha dejado claro que "las conductas de unos sinvergüenzas por un lado o de unos demagogos por otro, no me amedrentarán ni me hurtarán el orgullo de ser un servidor público".

PREMIOS

Ha elogiado al catedrático de Historia del Derecho, José Antonio Escudero, Premio Aragón 2015, a quien ha agradecido "el servicio que ha hecho por Aragón y por España", añadiendo que "siempre es un motivo de orgullo" que un aragonés presida la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y en el caso de Escudero "es garantía de rigor y* de confianza en la institución".

También ha puesto de relieve el trabajo realizado por Fernando García Vicente, un "reconocido fiscal con marcada vocación de servidor público, ferviente defensor del derecho aragonés, persona sensible, independiente y tenaz", todas ellas "características indispensables para dar sentido al Justiciazgo como defensor de los derechos de los aragoneses frente a la Administración".

"Durante los años en los que Fernando García Vicente ha ejercido el cargo, el Justicia se ha erigido en una institución cercana al ciudadano y si hay una palabra que pueda definirle esta es confianza", ha resaltado Biel, subrayando que la del Justicia es la institución "que mayor confianza genera".

"La primera reflexión que debiéramos hacernos todos es la necesidad de recuperar esa confianza para todas las instituciones aragonesas", ha proseguido José Ángel Biel, quien ha aludido al carácter histórico de la institución, resaltando que inspiró la creación del Defensor del Pueblo moderno.

El presidente de las Cortes ha advertido de que "yerra quien pretenda establecer un debate sobre la rentabilidad del Justicia y la duplicidad con otras figuras nacionales", observando que "solo yerra quien tiene un profundo desconocimiento de nuestra historia, de nuestro Derecho, de nuestros valores y de nuestra confianza". Ha apuntado que "por cada asunto que resuelve el defensor del pueblo, el Justicia solventa cinco".

El Justicia "es una herramienta que canaliza las quejas y demandas de los aragoneses en cuestiones que, en ocasiones pueden parecer nimias, pero de enorme importancia para el que las padece. Es una garantía de justicia social", ha agregado, rememorando la figura de Juan de Lanuza 'El mozo', cuyos restos "desearía ver en La Aljafería".

"ORGULLOSOS"

José Ángel Biel ha repasado su labor en la política, a escasas fechas de dejar su faceta de parlamentario. "En todo este tiempo he defendido con libertad mis ideas, he buscado acuerdos en beneficio de la mayoría de los aragoneses, lo que hoy echo de menos, pero sobretodo, no he dejado de amar a esta tierra y ni un solo día he dudado de la capacidad de los aragoneses y aragonesas de diseñar su futuro".

"Os pido a todos que no dejéis de hacerlo nunca y a los que sigáis en el Parlamento aragonés dentro de dos meses, que os sintáis orgullosos de vuestra condición de diputados aragoneses y transmitáis a los nuevos la responsabilidad que tenemos ante la sociedad".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.