El candidato socialista a la Alcaldía de Valencia, Joan Calabuig, apuesta en su programa electoral por medidas concretas para frenar la emergencia social, como un plan antidesahucios, favorecer el desarrollo económico atrayendo la inversión extranjera y aumentar la calidad democrática, proponiendo la transparencia "del modelo anglosajón".

Calabuig ha presentado este jueves su programa, 'Preparados para gobernar', que gira alrededor de tres pilares fundamentales: "las medidas sociales, el desarrollo económico de la ciudad y una mayor calidad y transparencia democrática" y ha sido elaborado en un proceso "abierto y con amplia participación ciudadana".

El candidato socialista ha expresado su preocupación por "la situación de emergencia que vive la ciudad, con 90.000 parados y más de 30.000 familias que no reciben ninguna ayuda" y ha subrayado que el objetivo de su equipo es "evitar que se asiente la desigualdad".

Por este motivo, ha afirmado que si dirige el Ayuntamiento, "tomará una actitud proactiva" ante los desahucios, se intentará "detectar las situaciones de riesgo con tiempo, se apoyará a las familias y en caso extremo, se buscará una solución alternativa teniendo en cuenta que el parque de viviendas del que dispone la ciudad".

Ha propuesto también crear una red de escuelas infantiles públicas "para que todos tengan las mismas oportunidades desde el principio", y ha señalado la necesidad de ofertar becas de material escolar y proporcione al menos una comida al día a los niños sin recursos económicos, "para no estigmatizar".

El segundo pilar fundamental del programa del PSPV para la alcaldía de Valencia es el del desarrollo económico de la ciudad, dando prioridad a la creación de empleo para los jóvenes y los mayores de 45 años parados. Así, ha mostrado su intención de centrarse en la rehabilitación de edificios "de carácter patrimonial, como en el Cabanyal, y de carácter social" para "reactivar el sector de la construcción".

Un ayuntamiento del siglo xxi

Calabuig ha sentenciado que "el Ayuntamiento no puede ser una administración local del siglo XIX, tiene que adaptarse a las necesidades y potencialidades de la Valencia del siglo XXI", por lo que ha resaltado la importancia de reducir los impuestos a las empresas tecnológicas, para "atraer las inversiones externas a una ciudad tan atractiva como Valencia".

En la misma línea, el candidato apuesta por "dar apoyo institucional a la innovación y a las universidades ofreciendo espacios donde puedan llevar a cabo sus proyectos de emprendimiento".

Asimismo, Calabuig ha planteado un desarrollo de la estrategia metropolitana con más coordinación y que sea "un instrumento, una palanca de cohesión urbana entre los dos millones de personas que la conforman".

Además, el PSPV quiere que la ciudad "esté a la vanguardia de la sostenibilidad o transición energética", "abriendo un nuevo nicho de mercado con las energías renovables y los coches eléctricos", aprovechando "el cambio de paradigma energético".

Calabuig, que apoya "el comercio de proximidad" y creará espacios destinados a actividades socioculturales en los barrios, ha resaltado "el potencial que tendría la ciudad en cuanto a economía azul si no viviera de espaldas al mar".

Transparencia "al estilo anglosajón"

El tercer pilar fundamental del programa se centra en "la transparencia y la calidad democrática" ya que "la opacidad es la semilla de la corrupción, por lo que los ciudadanos tienen que saber cuánto cuesta hasta el último bolígrafo comprado por el Ayuntamiento".

El candidato del PSPV ha señalado que "las facturas de la alcaldía que salen ahora" —en referencia a los documentos que ha presentado Compromís con casi 300.000 euros en gastos de representación—, no tendrán cabida en su gobierno y que por este motivo, quiere un proyecto "como el de las administraciones nórdicas o anglosajonas, en las que el ciudadano sabe en qué se gastan sus impuestos".

Consulta aquí más noticias de Valencia.