El profesor de Contaminación Marina de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Jesús Cisneros, ha visto "prácticamente imposible" que se pueda recoger de una manera eficaz el fuel que expulsa desde el pasado 14 de abril el pesquero ruso hundido Oleg Naydenov, añadiendo que lo único que se puede hacer es "esperar" que el combustible no llegue a la playa y limpiar el que toque tierra.

En declaraciones a Europa Press, observó que las características de la mancha y del océano "van a dificultar mucho las labores de extracción". "Eso ya no se va a poder recoger. Prácticamente es imposible recogerlo, o muy complicado", explicó.

Aquí, hizo especial hincapié en la importancia de contar con un plan de contingencia o de prevención porque "evitan estos desastres" o, al menos, lo minimizan desde el principio, un plan que, recordó, no se tiene ni en Canarias ni en la Península.

"Una vez que está ya hecho el desastre hay muy poquitas cosas que hacer. Que se pongan barcos en mar abierto no tiene ninguna relevancia, puesto que el vertido no se captura y, cuando llegue a costa, lo único que se puede hacer es esperar que llegue y recoger lo que se pueda", aclaró.

Al ser preguntado sobre la eficacia de los barcos de Salvamento Marítimo en las tareas de recogida, Cisneros señaló que son eficaces en puerto pero no así en un mar abierto como el de las características que Océano Atlántico, que no suele estar en calma.

"habría que prepararse mejor en tierra"

"Habría que prepararse mejor en tierra y esperar a recogerlo justo antes de llegar a la playa o, en la playa, recogerlo bien al menos", afirmó.

Sobre la contaminación de animales, opinó que los que toquen el fuel van a morir y que los que estén alrededor pueden verse perjudicados al destilarse los productos tóxicos que coforman el fuel.

Con todo, Cisneros entendió que el fuel que sigue en el interior del pesquero no se puede recuperar debido a la profundidad a la que se encuentra. "No se va a poder tapar una fuga a esa profundidad —declaró— y más estando dentro del barco".

Plan de contingencia

Para el profesor, habría que haber evitado el "desastre" con un plan de contingencia que diera información a la persona que tomó la decisión de llevar el pesquero a mar abierto para que hiciera lo correcto, entendiendo que la persona que decide no tiene la culpa del hundimiento, sino que la culpa es de quien no ha hecho el plan de contingencia con un equipo profesional.

"Por lo menos que este susto, porque no ha sido una gran desgracia, sino un gran susto con consecuencias, nos sirva para algo y que no sea como el Prestige, que no se ha avanzado ni un metro desde entonces", expuso.

Podrían llegar más líneas de combustible a la costa

"Preveo que puedan llegar más líneas [de contaminación]", dijo mientras comentó que respecto a la evolución de la mancha dependerá de la evolución de un remolido que se ha formado al sur de la isla. "Si está recién constituido —añadió— tardará unos días en desprenderse de la isla, y esperemos que cuando se desprenda se lleve el vertido con él".

Finalmente, Cisneros matizó aquí que el fuel que ya está en la costa ya no se va a ir mar adentro y que va a llegar a las playas, esperando que el remolino se desprenda lo antes posible para que no llegue más vertido a la costa.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.