La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una condena de dos años de prisión para una acusada de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y chocar en Nava contra un ciclista, que permaneció una semana en coma y al le quedaron secuelas cerebrales. La vista oral se celebrará este viernes, 24 de abril, en el Juzgado de lo Penal número uno de Oviedo, a las 11.00 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre las 19.50 horas del 17 de abril de 2013, la acusada conducía por la carretera N-634, sentido Galicia, después de haber ingerido bebidas alcohólicas, por lo que sus facultades psicofísicas se encontraban disminuidas.

Así, a la altura del punto kilométrico 378,900, en Nava, en un tramo curvo, invadió el arcén derecho y chocó contra un ciclista, que circulaba correctamente en el mismo sentido que llevaba la acusada. Dada la violencia del impacto, el ciclista salió lanzado por encima del capó del turismo y cayó luego a la carretera.

La acusada presentaba aspecto externo de agotamiento y sopor, rostro muy enrojecido, ojos brillantes, pupilas dilatadas, habla pastosa, olor a alcohol en el aliento muy fuerte de cerca, deambulación oscilante y era incapaz de mantenerse erguida.

A las 20.58 horas de ese mismo día, la acusada se sometió a la prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado de 0,94 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. A las 21.44 horas, el resultado fue de 0,95 mg/l.

Como consecuencia de los hechos, el ciclista, de 19 años, sufrió numerosas lesiones, entre ellas, un traumatismo craneoencefálico, contusiones y lesiones en un hombro y rodillas, con pérdida de sustancia en el hombro izquierdo. Tardó en curar 365 días, de los cuales 49 fueron de hospitalización. Permaneció en coma durante una semana.

Le quedaron varias secuelas, entre ellas, un deterioro moderado de las funciones cerebrales superiores integradas y numerosas cicatrices. Fue asistido en centros integrados en el SESPA, sin que conste el importe de los gastos sanitarios devengados. La bicicleta que conducía y la ropa que vestía sufrieron daños por valor de 8.612,60 euros y en 512,75 euros, respectivamente. Su teléfono móvil resultó inservible. Lo había adquirido en octubre de 2012 por 226,75 euros.

El 14 de junio de 2013, la empresa aseguradora consignó 120.000 euros a favor del joven, que fueron entregados a éste a cuenta de la indemnización que pudiera corresponderle. El auto de 19 de septiembre de 2013 del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Piloña-Infiesto declaró suficiente la cantidad consignada.

La acusada fue condenada en julio de 2004 por conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la seguridad vial en concurso con un delito de lesiones imprudentes y solicita que se condene a la acusada a 2 años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante 4 años.

Además, en concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía pide que la acusada indemnice al ciclista con 21.913,71 euros por las lesiones sufridas, 111.431,04 euros por las secuelas, 226,75 euros por el teléfono móvil y en la cantidad que se determine en ejecución de sentencia por la reparación de la bicicleta y por la ropa que vestía, con el límite de 8.612,60 euros y 512,25 euros, respectivamente.

También deberá indemnizar al SESPA con la cantidad que se determine en ejecución de sentencia por los gastos de asistencia sanitaria al lesionado. Será responsable civil directo del pago de esta cantidad la compañía de seguros y responsable civil subsidiario, el propietario del vehículo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.