La presidenta del Ejecutivo autonómico apuesta por el "método constituyente" del consenso

Alerta contra la "antipolítica" y defiende el autogobierno frente a cualquier "involución centralista de inspiración jacobina"

La presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha afirmado este jueves que "Aragón solo se gobierna mediante pactos y quien no sepa pactar tiene muy difícil poder gobernar" la Comunidad Autónoma, defendiendo el "método constituyente", la búsqueda del consenso. Ha presidido el acto oficial de celebración del 23 de abril en el Palacio de La Aljafería de Zaragoza.

En su intervención, ha expuesto que la "ancestral cultural del pacto", que ha dado lugar al acuerdo de Gobierno de esta legislatura, exige "reconocer al adversario como interlocutor legítimo y no ver en él a alguien que debe ser expulsado del espacio público porque no responde a nuestro cliché o porque sin él las cosas nos resultarían más fáciles".

El acuerdo en el ámbito político conlleva "confianza mutua, moderación, voluntad de consenso" y también "un suelo común sobre el que resolver las disputas" para "aproximar las lógicas diferencias" entre partidos, así como trabajar "mano a mano por el bien de Aragón".

Luisa Fernanda Rudi ha advertido contra "el riesgo que puede constituir para el futuro de nuestra Comunidad el debilitamiento del carácter pactista de las próximas Cortes, que podría conducir a la inestabilidad o incluso a la parálisis", lamentando que "algunos desprecian" este "método constituyente".

La presidenta ha dicho que la democracia se fundamenta en "el prestigio social del pacto" y que los acuerdos atienden a la voluntad de "anteponer el bien común al beneficio de partido, la convivencia al conflicto y el sentido de comunidad al ciego prejuicio del sectario", recalcando que "una cosa es el pluralismo político y otra el sectarismo antipolítico".

"ANTIPOLÍTICA"

La jefa del Ejecutivo autonómico ha emplazado a todos a "proteger nuestra institucionalidad" y "hacer frente" a "la antipolítica, aunque algunos lo llamen nueva política", afirmando que esta es "una amenaza compartida por todos nosotros".

Tras afirmar que el origen de la crisis económica se sitúa en "prácticas financieras consistentes en prometer enormes intereses sin correr riesgo alguno", lo que "ha sido un fraude", Luisa Fernanda Rudi ha expresado que en la política "a menudo contemplamos propuestas que prometen rentabilidades imposibles y que ocultan los riesgos que esconden", impulsando programas "que pueden originar deterioros políticos e institucionales".

"Se sirve al interés de Aragón votando a partidos muy distintos" pero "capaces de asumir su parte en la búsqueda de consensos, en la recuperación de la vida económica y social de nuestra Comunidad", ha aseverado, aludiendo al "rendimiento social que la buena política ha proporcionado a los aragoneses durante los últimos 40 años".

Rudi ha dejado claro que el "desapego" ciudadano hacia las instituciones y los políticos no procede únicamente de la crisis económica, "sino que es debido a la falta de ejemplaridad de algunos y a las prácticas corruptas de otros", fenómenos que "debemos erradicar de manera tajante, sin titubeos", ya que en caso contrario no se podrá vencer el "riesgo de erosión" de las bases de la democracia.

"El desafío a las instituciones no puede hacerse en nombre de la sociedad a la que sirven", ha dicho Rudi, agregando que "no hay libertad ni autogobierno fuera de las instituciones y de las normas y nuestra historia democrática da testimonio de ello".

Defensa del autogobierno

Ha defendido la Constitución y la unidad de España y ha observado que "lo último que necesitamos es que se nos intente recortar el autogobierno con la excusa de un supuesto interés nacional o de falsas razones de eficiencia económica".

La presidenta ha distinguido entre "poner en orden" las Administraciones e "impulsar una involución centralista de inspiración jacobina" en función del peso presupuestario y no del valor social y político de las cosas, advirtiendo de que un proyecto así "se opone a nuestro Estatuto, a nuestras instituciones, a nuestra legítima voluntad política".

Ha desarrollado esta tesis al aseverar que defiende la unidad de España pero "ni creo ni defiendo su uniformidad, de la misma manera que rechazo las asimetrías propuestas por algunos".

"Lo último que necesitamos es que se nos haga invisibles y que se nos intente recortar autogobierno con la excusa de un supuesto interés nacional o de falsas razones de eficiencia económica", dado que las instituciones aragonesas no existen por razones económicas, sino por otras "mucho más profundas", ha dicho Luisa Fernanda Rudi.

Ha abundado al decir que avanzar en la consolidación fiscal y el control del déficit "es muy importante, pero no a cualquier precio, no al precio de los aragoneses" y ha rechazado expresamente la supresión de Administraciones locales, argumentando que alrededor de estas se desarrolla la vida rural, "especialmente en comunidades como la nuestra". También ha apoyado las infraestructuras "esenciales para la cohesión social y territorial".

Nuevo modelo

Durante la legislatura que ahora termina, el Ejecutivo ha promovido "un nuevo modelo de gestión pública" y de relación entre los poderes públicos y los ciudadanos, poniendo en el centro de todas las actuaciones conceptos como "vocación de servicio, transparencia y ejemplaridad", ha continuado la presidenta.

Ha referido que "el bienestar se predica de la sociedad, no del Estado, y la calidad de este no se mide por lo que les cuesta a los ciudadanos, sino por el valor de lo que reciben" y también "por la magnitud de sus oportunidades reales, por la calidad y equidad de sus prestaciones".

A juicio de Rudi "es necesario avanzar en una nueva relación entre las instituciones y los ciudadanos, una nueva relación volcada sobre el protagonismo de estos y no sobre la presencia excesiva de aquellas" y que respete "la realidad social en toda su diversidad".

PREMIOS

En su discurso, la presidenta ha elogiado al historiador José Antonio Escudero, Premio Aragón 2015, y al Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, Medalla de las Cortes de Aragón, así como a las personas y entidades que han recibido las medallas a los Valores Humanos por su actuación para paliar los efectos de la última crecida del río Ebro.

De Escudero ha afirmado que es una referencia "imprescindible" en un momento en el que se pone en cuestión el proceso de la Transición, recordando que el premiado fue senador por Huesca en la primera legislatura democrática.

Asimismo, ha felicitado al Justicia, señalando que esta institución es "uno de los símbolos específicos y propios de Aragón" y "representa mejor que ninguna otra institución los valores singulares de nuestra tierra: el derecho y la defensa de las libertades personales".

Ha reconocido la "especial dedicación" de quienes participaron en el dispositivo de emergencia durante la última riada del Ebro, resaltando que el sistema de protección fue "eficaz" y que estas personas prestaron una referencia "de apoyo, certidumbre y confianza en unos momentos de gran desazón y temor", trabajando con un actitud "digna de encomio".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.