Javier Navarro, el arqueólogo que ha dirigido las últimas intervenciones en la zona del Peñón del Colorao (Alfacar), donde se cree que podría estar enterrado Federico García Lorca, ha restado este jueves relevancia científica al informe policial de 1965 que alude al asesinato del poeta y ubica su posible fosa a dos kilómetros de Fuente Grande.

En declaraciones a Europa Press, Navarro ha indicado que la "importancia" de este documento radica en que es el primero en el que el régimen de Francisco Franco reconoce que el autor de 'La casa de Bernarda Alba' fue "pasado por las armas", ya que hasta entonces sólo figuraba como "desaparecido".

De hecho, en su opinión, el informe se hizo de una forma "un poco laxa" y contiene "numerosos errores", por lo que "no tiene ninguna consistencia ni científica, ni histórica". "Hay que analizar lo que es, un informe hecho por la Policía que justifica un fusilamiento a una persona que supuestamente habría confesado unos delitos", ha mantenido.

El arqueólogo ha señalado además que él ya tenía conocimiento a través del general Fernando Nestares —hijo del capitán José María Nestares, que era el jefe del frente de Víznar en 1936— de que se había hecho una investigación policial, pero "como un trámite", simplemente "para cubrir el expediente".

Por otro lado, Navarro ha explicado que el próximo día 6 de mayo tiene previsto reunirse con el director general de Memoria Democrática en Andalucía, Javier Giráldez, para trasladarle su intención de continuar con las intervenciones en Alfacar para la búsqueda de la fosa de Lorca con fondos propios y privados, y recabar así su opinión al respecto y posible colaboración.

Consulta aquí más noticias de Granada.