Investigadores del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IH Cantabria) han estudiado cómo afectan las condiciones meteorológicas oceánicas al rendimiento de las turbinas flotantes de los parques eólicos.

Gracias a este estudio se puede llegar a conocer la capacidad media a lo largo de la vida útil de los parques, determinando el mejor equilibrio entre la producción de energía y un funcionamiento seguro, lo que puede ayudar tanto en su diseño como en su gestión cuando ya están a pleno rendimiento.

Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista especializada 'Wind Energy', en un artículo firmado por Michele Martini, Raúl Guanche, José A. Armesto, Íñigo Losada y César Vidal, y titulado 'Met-ocean conditions influence on floating offshore wind farms power production', según ha informado la Universidad de Cantabria (UC) este jueves en un comunicado.

El estado de la atmósfera y del mar (corrientes, oleajes, mareas, vientos, presión, etcétera) influye en el rendimiento de las plataformas eólicas, que con climas duros pueden sufrir movimientos más allá de sus umbrales de seguridad y producirse así el apagado de la máquina.

El objetivo de este proyecto, enmarcado en la iniciativa OceaNET que ha recibido financiación de la Unión Europea a través del VII Programa Marco, era diseñar una metodología para evaluar el efecto a largo plazo de esas condiciones meteorológicas sobre la producción de energía y la respuesta dinámica de las turbinas eólicas flotantes.

Para un parque de 100 turbinas de 5 MW de potencia, situado en la costa de Aberdeen (Escocia), se generaron 20 años de datos meteorológicos y oceanográficos. Los investigadores seleccionaron un conjunto de 1.000 condiciones horarias representativas de la variabilidad climática del lugar. Con ellas y por medio de un modelo numérico se simuló la respuesta dinámica de los aerogeneradores y los resultados fueron interpolados para todo el conjunto de datos meteorológicos, reduciendo drásticamente el tiempo de cálculo global.

La inclinación de la torre y la aceleración de la góndola (partes principales de una turbina junto a las palas) fueron elegidos como los dos parámetros de operación más relevantes, siendo relacionados respectivamente con cargas estáticas y dinámicas sobre la plataforma.

El primero depende principalmente de la velocidad media y de la dirección del viento, mientras que la aceleración está afectada también por la altura de la ola y alcanza sus valores más altos cuando el viento y las olas están alineados.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.