El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación español, José Manuel García-Margallo, ha asegurado este jueves que el Gobierno no tiene el "propósito" de continuar con la "escalada" con Venezuela ni "romper relaciones" con el país sudamericano.

"No es nuestro propósito seguir esta escalada ni romper relaciones con Venezuela", ha afirmado el jefe de la diplomacia española, un día después de que el Ejecutivo haya decidido llamar a consultas a su embajador en Caracas, Antonio Pérez-Hernández, por las "declaraciones intolerables" contra España realizadas por las autoridades venezolanas.

Margallo ha asegurado que es importante que Venezuela celebre elecciones "antes de fin de año" y ha defendido la política de Estado que mantiene el Gobierno con respecto a Venezuela. En este sentido, ha contado que ha hablado con dirigentes del PSOE tras llamar a consultas al embajador en Venezuela, incluido el expresidente del Gobierno Felipe González.

El jefe de la diplomacia española ha afirmado que le parece "muy bien" y "muy loable" la actitud del expresidente González, que se ha ofrecido a defender a Leopoldo López y Antonio Ledezma, dos líderes opositores venezolanos encarcelados.

El ministro ha apostado por que UNASUR sea el "protagonista" en la mediación sobre los opositores venezolanos encarcelados y ha dejado claro que España "arropa" al organismo iberoamericano. Por último, ha afirmado que el Gobierno está tratando el tema de las relaciones con Venezuela con "prudencia" y ha hecho una comparación con un tango, en el que la pareja no baila si uno de sus integrantes no quiere hacerlo.

Margallo ha realizado estas declaraciones en el Foro Líderes de EFE y KPMG, en el que ha presentado al vicepresidente de Brasil, Michel Temer, que se encuentra de visita oficial en España.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.