Alfred López
Alfred López 20 minutos

¿Sabes de dónde proviene la expresión sacar a alguien de sus casillas?, o ¿cuál es el origen del famoso truco o trato de Halloween?, ¿por qué lo patitos de goma son de color amarillo?, ¿el fin justifica los medios? A estas preguntas, entre tantas, Alfred López da respuestas en Vuelve el listo que todo lo sabe (Léeme).

La segunda entrega del autor de blog Ya está el listo que todo lo sabe contiene 366 recopilaciones de anécdotas, curiosidades, detalles, términos cuya búsqueda es “exhaustiva, rigurosa y concluida en pocas líneas”, señala. "Con dedicar al libro cinco minutos al día para aprender una nueva curiosidad te introduces en la lectura, luego lo puedes comentar con tus amigos en el bar”. Además, el escritor donará el uno por ciento de los beneficios a la Fundación Inocente Inocente.

A veces lo importante no es saber mucho, sino parecer que sabes

Las curiosidades que engrosan el libro han sido organizadas en meses, porque cada anécdota tiene una relación lógica directa con el día del mes; asimismo el escritor destaca que se puede “comenzar tanto por el principio como por el final”, porque nunca pierdes el hilo de la historia.

Alfred López nació en Barcelona y su vocación por recopilar todo tipo de curiosidades y anécdotas históricas le viene de cuando era adolescente. Durante un largo tiempo se dedicó a recortar, copiar y escribir en trozos de hoja sueltas todo aquello que llamaba su atención y lo ha llevado a la práctica publicando diferentes curiosidades en su blog. 

Miguel Ángel Rodríguez, “El Sevilla”, es músico, presentador, cómico y también prologuista de Vuelve el listo que todo lo sabe. “No sé si lo dijo Fulano o Mengano, pero a veces, lo importante no es saber mucho, sino parecer que sabes”, esas son las primeras palabras que encabezan el prólogo del libro, que también cuenta con las ilustraciones de Marta Contreras.

El escritor catalán ha confesado que en varias ocasiones las anécdotas que son “verdades joyitas" no han tenido el éxito esperado, y otras más sencillas han triunfado.

Defina el libro en pocas palabras
Entretenido, interesante, gran regalo.

Palabras demasiadas promocionales... Hay quinientos libros en el mercado de curiosidades, ¿por qué debería comprar su libro?
Porque no es un monotemático. Estamos acostumbrados a libros que tratan solo de curiosidades como deportes, cocina.

¿Por qué se centra tanto en etimología?
Es un spin off de Ya está aquí el listo que todo lo sabe. A través del blog me he dado cuenta de que lo que más le gusta a la gente es el origen de las palabras. Parte de mi trabajo funciona en cuestión de lo que la gente pregunta , sobre todo, de etimología.

¿Un curioso es sinónimo de listo?
No, pero una persona lista puede ser curiosa, y de hecho lo es. Muchas veces volverse listo es gracias a esa curiosidad latente. Se puede ser curioso y no aprender nada porque no tienes esas ganas de superarte. Normalmente un curioso es listo.

Entonces, ¿se considera listo?
Me considero curioso…y listo. Algo se retiene. Mis amigos dicen que soy un listo que todo lo sabe y de ahí viene el libro.

Es decir, ¿es el friki del grupo?
En todas las sobremesas de trabajo me encantaba compartir curiosidades con mis amigos y mi familia. Y eso es un poco lo que quise trasmitir a través del blog y en los libros.

¿Ese interés le viene de pequeño?
Mi padre me inculcó la curiosidad y me había explicado muchas curiosidades. Al mismo tiempo era un pésimo estudiante y no me gustaba hincar codos. Me ponía en la última fila y me quedaba solo con aquella anécdota que el profesor decía de la lección. A través de esa curiosidad, la anotaba y me ayudaba a aprobar. Y eso me ha aportado una culturilla para labrarme mi futuro. Tirar del hilo de las curiosidades me ayudó a estudiar y ser alguien en la vida.

Parece que es un libro dirigido a listillos...
No, para nada. Es un libro dirigido a todo el mundo, muy blanco, con un lenguaje sencillo, plano y ameno. Lo trato de comprimir para aquellos que no les gustan leer.

Siempre está el típico 'troll' que cree que tiene la verdad absoluta

¿De media cuánto le ha llevado documentarle de cada una?
Hay algunas curiosidades que he tardado días y días. Por ejemplo, la acción de choca los cinco. Después de mucho trabajo, descubrí que proviene de un partido de béisbol: un jugador fue a cogerle la mano a su compañero de partido para que no se cayese al suelo, mientras que el otro pensaba que quería chocarle la mano. Hubo una explosión de júbilo en el estadio al ver este acto.

¿Está muy seguro de que las anécdotas están bien documentadas y cuentan con total rigurosidad?
Siempre se te puede colar algún error. Al final del libro viene una dirección de email para que el lector exprese su disconformidad y así poder corregirlo en la siguiente edición. No todo está en Internet: tengo una docena de libros y suelo consultar a etimólogos. Tengo muchas amistades que se dedican al mundo de las humanidades.

A veces menciona a empresas, ¿también ha contactado con ellas?
Sí, suelo llamarlas. Como a Fanta o Mercedes-Benz. Puedes localizar mucha información por Internet, pero nunca te puedes quedar con lo primero que veas.

¿Cuál es su proceso de trabajo?
Mi primer punto de contacto es Internet. Utilizo palabras claves y formas diferentes de hacer preguntas. Si Internet te da referencias literarias, voy a la biblioteca y busco el libro. Se trata de seguir la pista.

Cuando digo que soy un escritor encuentro más receptiva a la gente y me hace más caso

Por ejemplo, todo estamos equivocados con las galletas María: El dueño Fontaneda no lo puso en honor a su nieta María. Era un bulo, contacté con la empresa Fontaneda y me respondieron que fue en honor a la boda del hijo de la reina Victoria de Inglaterra, el príncipe Alfredo de Sajonia y la princesa María Alexandrovna.

Una empresa londinense colocó el nombre de las galletas en honor a la princesa rusa: Marie Biscuit. Todo esto requirió mucho tiempo, porque fui mandando muchos emails. En general, muchas veces mis emails no son contestados por varias empresas.

Si le hace publicidad gratuita, ¿por qué cree que no le responden?
Hoy en día a un bloguero no le dan el valor que se merece. Cuando digo que soy un escritor encuentro más receptiva a la gente y me hace más caso.

¿No se ha topado con alguien que no esté de acuerdo con sus explicaciones?
Siempre está el típico troll que cree que tiene la verdad absoluta. También se ha puesto de moda las páginas de sarcasmo que parodian las noticias de actualidad. Mucha gente cree antes a ese tipo de páginas que a mí.

Tampoco leo que se comprometa demasiado en sus anécdotas... ¿Tiene miedo a las presiones?
Intento no polemizar lo que escribo. No es la línea de mi blog. No es temor, creo que no interesan tanto, hay mucha gente que escribe de eso.

¿Cuál es la anécdota que más le ha marcado?
Tener la mosca detrás de la oreja
. Durante toda mi vida estaba equivocado. Todo el mundo pensamos que hay una mosca detrás volando y tenemos que espantarla para que nos deje tranquilos... Este hecho viene cuando los mosqueteros encendían los mosquetones y se los colocaban por encima de la oreja para estar alerta en su puesto de vigilancia. Creía que venía del insecto.