Sierra Leona
Trabajadores sanitarios toman una muestra de una persona que podría tener ébola. GTRES

El brote del virus del ébola, el Zaire ebolavirus (Zebov), ha causado casi 10.000 muertes en África occidental, siendo los países más afectados Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry. La ciencia busca un remedio, una vacuna, a contrarreloj y son muchos los equipos de investigación que trabajan en ello. Uno de ellos ha dado con una vacuna experimental contra la actual cepa del ébola que ha demostrado su eficacia de momento en monos.

El fármaco experimental contra el ébola TKM ha demostrado, por primera vez, su efectividad para curar a primates infectados por la cepa del virus. La investigación, desarrollada por un grupo de científicos de la Unidad Médica de la Universidad de Texas (EEUU), probó la eficacia de la citada vacuna en seis macacos Rhesus infectados por la cepa Makona de Guinea, que ha causado la actual epidemia de ébola en África occidental.

Este brote del virus ébola en África Occidental ha sido el más letal registrado hasta la fechaEl medicamento, asegura el estudio publicado en la revista británica Nature, es capaz de "proteger al cien por cien" contra la "letal enfermedad" a los primates cuando el tratamiento comienza "tres días después de la exposición, mientras los animales estaban víricos y clínicamente enfermos".

Aunque todos los animales infectados presentaban signos de enfermedad avanzada –incluida una anormalidad hematológica, química sanguínea y coagulopatía–, aquellos tratados “desarrollaron cuadros médicos más leves y se recuperaron totalmente, mientras que los no tratados sucumbieron a la enfermedad", señala el texto. Otras versiones de este tratamiento han sido usadas, "por motivos humanitarios", en algunas personas infectadas por la cepa Makona, si bien se desconoce su eficacia en seres humanos porque la vacuna experimental TKM fue administrada en combinación con otros medicamentos.

Según los investigadores, esta nueva vacuna puede modificarse para que actúe sobre una cepa específica del virus del ébola y, además, puede ser fabricada en apenas ocho semanas. "Este brote del virus ébola en África Occidental ha sido el más letal registrado hasta la fecha y demuestra la necesidad de hallar tratamientos que puedan adaptarse a las diferentes cepas", señalaron los autores del estudio.

Los científicos recordaron que, aunque se han probado en el pasado varios tratamientos contra el ébola, su eficacia para acabar con la cepa Makona "no está clara", mientras que la vacuna experimental TKM logró curar a todos los macacos a los que se sometió a tratamiento. También informaron de que la eficacia de esta nueva vacuna está siendo evaluada en pacientes humanos infectados por el virus en Sierra Leona.