El Grupo Barceló obtuvo un beneficio neto de 46,4 millones de euros durante 2014, lo que supone un 85,6% más frente a las ganancias de 25 millones que logró un año antes, según figura en la memoria anual de la compañía turística mallorquina, en que se marca como objetivo para este año ganar 99,8 millones de euros.

Durante 2014, el volumen de negocio del grupo ascendió a 2.056 millones de euros, lo que supone un 6% más. Los ingresos operativos alcanzaron los 1.282 millones de euros, un 22,6% más, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 216 millones de euros, con un aumento del 32%.

A este crecimiento contribuyó en gran parte Barceló Viajes, que facturó 1.200 millones de euros, un 14,2% más que en 2013. En el artículo que encabeza la memoria, los co-presidentes del grupo, Simón Barceló Tous y Simón Pedro Barceló Vadell, destacaron que la división de viajes se ha beneficiado de la reducción de operadores y de la progresiva recuperación del mercado español.

Las ventas brutas superaron los 1.100 millones de euros —excluyendo la 'joint venture' American Express y Barceló Viajes en la que participa al 35%—. La división de viajes cuenta con una red de 650 oficinas de viajes entre propias y franquiciadas.

La compañía mejoró todas las áreas de negocio, especialmente en América Latina, fruto de las inversiones realizadas en los años anteriores, con una mejora en la actividad hotelera en prácticamente todas las regiones donde opera.

En 2014, invirtió unos 90 millones de euros en mejoras en la planta hotelera acometidas durante el ejercicio y que desde 2007, cuando empezó la crisis, se elevan a 1.000 millones de euros.

"El tiempo ha demostrado lo acertado de aprovechar la fase bajista del ciclo, en la que las ocupaciones eran menores, para reformar el portafolio (...) y dejarlo renovado para el momento en que se produce la recuperación", señalaron ambos co-presidentes.

El ingreso medio por habitación disponible (RevPar) creció un 7,8 durante el ejercicio pasado, con una ocupación a la baja (-0,6%), del 69,11% en España, Europa y Norte de África, que se vio compensada por el incremento del 7,8% del precio medio diario (ADR), hasta 80,7 euros. En Latinoamérica, la ocupación fue del 71,67% y el RevPar creció un 5%, hasta los 138,8 euros.

A cierre de 2014, Barceló Corporación redujo su deuda financiera en cerca de 130 millones de euros, quedando fijado el ratio de deuda/Ebitda a finales de 2014 en 3,3 veces, frente al ratio 4,6 del año pasado.

Cuenta con 378,3 millones de euros de tesorería, incluyendo efectivo y otros activos líquidos equivalentes y otros activos financieros corrientes y un fondo de maniobra positivo de 433,3 millones de euros.

Plan de expansión y previsiones.

Barceló ha firmado seis nuevos establecimientos que abrirán sus puertas entre finales de este año y 2016: dos establecimientos en Madrid (el Barceló Emperatriz y el Barceló Torre de Madrid), uno en Barcelona (Barceló Diagonal), su primer cinco estrellas en Tenerife y dos hoteles en Argelia, que darán servicio a empleados de la planta petrolífera de Skikda.

"El objetivo para 2015 es retomar la senda de crecimiento y proseguir nuestra expansión siguiendo el modelo de 'mancha de aceite', aumentando la oferta principalmente en aquellos destinos dónde ya estamos implantados", aseguraron los dos directivos.

Primera socimi hotelera.

Barceló ha creado junto a Hispania el primer proyecto conjunto de inversión inmobiliaria del sector hotelero vacacional en España, con una primera inversión de 421 millones en 16 hoteles para alcanzar un mínimo de 12.000 habitaciones.

En 2014, alcanzó el mayor número de hoteles en propiedad de su historia, con el 38% del total de su cartera, por lo que ante la incipiente recuperación del mercado inmobiliario y las perspectivas que se abren para el inmueble hotelero llegó a un acuerdo con Hispania para crear BAY.

Esta operación supondrá la venta de once hoteles y la opción de adquirir otros cinco, con lo que Barceló reducirá el ratio de establecimientos en propiedad/habitaciones, manteniéndolas bajo alquiler en su portafolio, y entrando en la Socimi con un 19,5% del capital.

Para el conjunto de 2015, el grupo prevé que continúe la tendencia de mejoras en ocupación, tarifas hoteleras y RevPar durante todo el año. Su objetivo es alcanzar un Ebitda a cierre del ejercicio en el entorno de los 251 millones de euros y lograr un beneficio neto de 99,8 millones de euros.

"Esta mejora vendrá como consecuencia de las inversiones realizadas en 2014 y la mejora de los resultados de la división de Viajes. La posición de solidez de nuestro balance nos va a permitir tener acceso a proyectos de inversión interesantes y seguir creciendo en todas las divisiones del grupo", concluye la compañía en su memoria.

(

Europa press turismo)