El patrón de la Cofradía Ferrol, en prisión, inicia una huelga de hambre
Bernardo Bastida ayer, en los juzgados de Ferrol. (José Mauriz/Efe).
Bernardo Bastida, el patrón mayor de la Cofradía de Ferrol, vuelve a prisión, acusado de desobediencia a la autoridad, desórdenes públicos, coacciones y amenazas, durante los incidentes ocurridos en las protestas por la entrada de buques gaseros en Reganosa. Ante la ratificación de la prisión provisional sin fianza, Bastida ha anunciado que inicia una huelga de hambre indefinida al considerarse un «preso político». Según la jueza instructora, la decisión es una «medida cautelar» para evitar que los hechos y la conducta del acusado se repitan. Sin embargo, el patrón negó los hechos, mientras que la fiscalía se remitió a presentar recortes y declaraciones en prensa para justificar las acusaciones.