Recas, Toledo
Imagen de la calle Camino Bajo los Nuevos del municipio toledano de Recas. GOOGLE STREET VIEW

La mujer de 33 años de edad que este lunes arrojaba por la ventana a dos de sus hijos en la localidad toledana de Recas está detenida en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Provincial de Toledo por dos presuntos delitos de homicidio en grado de tentativa.

Según han confirmado fuentes de la Delegación del Gobierno, la mujer pasará a disposición judicial cuando reciba el alta hospitalaria.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron la Guardia Civil, un médico de Urgencias, una UVI y dos ambulancias Fuentes del Servicio de Atención de Urgencias 112 de Castilla-La Mancha, han informado de que el suceso tuvo lugar este lunes a las 20.51 horas en la calle Camino Bajo Los Nuevos del municipio, cuando la madre lanzó a dos hijos por una ventana de su casa, un primer piso, y luego se tiró ella también, como consecuencia de lo cual los tres resultaron heridos.

Los menores sufrieron traumatismo en la cara y uno de ellos en la rodilla y fueron trasladados al Hospital Virgen de la Salud de Toledo. La madre también fue traslada a este centro hospitalario, después de ser reducida por la Guardia Civil.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron la Guardia Civil, un médico de Urgencias, una UVI y dos ambulancias. También se desplazaron hasta allí los bomberos, aunque finalmente no fue necesaria su intervención.

Los dos menores —un bebé de 18 meses y otro de 10 años— evolucionan favorablemente y a media tarde de este martes han abandonado la UVI pediátrica del hospital Virgen de la Salud de Toledo para pasar a planta, según fuentes del complejo hospitalario.

Con intención de hacer daño

Vecinos del municipio toledano de Recas han relatado este martes que la madre agarró a los menores por las piernas y los soltó cabeza abajo para que se hicieran más daño y han asegurado que ella se tiró después sujetándose con las manos en el balcón para caer de una manera "muy suave", evitando así lastimarse.

La vecina de abajo de la supuesta parricida ha contado que vio cómo la madre después de haber soltado por el aire al bebé tiraba a la niña de diez años de edad y ha recordado que aupó a la menor, "le dio la voltereta y la tiró". "Chocó contra el coche y el bordillo. Pensé que estaba muerta", ha expresado.

Así, esta mujer ha apuntado que la hija mayor, de 13 años de edad, fue quien primero acudió a pedir auxilio al Ayuntamiento de la localidad para contar que su madre le había pegado "con un palo". El marido de esta vecina ha narrado que la supuesta autora de los hechos comenzó este violento episodio tirando piedras y muebles desde su balcón hacia la calle y gritando "cosas muy raras".

Según han contado, primero tiró al bebé, después a la niña de 10 años y, por último, cayó ella aunque de una manera "muy suave, agarradita para caer de pie". "Sabía muy bien lo que hacía. A los niños los tiró de cabeza y ella no", han insistido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.