ETA ha anunciado mediante un comunicado (PDF) que pone fin al alto el fuego anunciado el 22 de marzo de 2006, seis meses después del atentado de Barajas: a partir de las 00.00 del miércoles 6 de junio deja abiertos todos los frentes.

El grupo terrorista dice que el talante de Zapatero se ha convertido en "fascismo contra los ciudadanos".

Nada más conocerse el anuncio que rompe las esperanzas de paz de muchos y confirma los peores augurios de otros tantos, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero dio la cara para decir: "Tengo la esperanza de que el respaldo de los grupos políticos sea unánime".

Poco después, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, compareció ante los medios para decir que aconsejarle a Zapatero "que rectifique" y que sea "más claro".

Zapatero: "El futuro de los vascos depende de ellos"

El presidente del Gobierno compareció en el Palacio de la Moncloa para leer una declaración institucional en la que analizaba el comunicado que ETA ha enviado a Berria y Gara anunciando el cese del alto el fuego. Zapatero destacó que el proceso de paz "ya lo había roto (ETA) con el atentado de Barajas".

"ETA ha tomado la misma decisión que otras veces en el pasado" y "vuelve a equivocarse", aseguró Zapatero. La respuesta del Gobierno será "una respuesta anclada en la defensa de los valores democráticos, [...] en la eficacia de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y en la cooperación internacional".

Zapatero ha reiterado que no cederá a las amenazas, que "el camino solo tiene un final: el abandono definitivo de las armas" y que ese camino solo puede "recorrerse con el abandono de la violencia".

Rajoy pide marcha atrás al Gobierno

La noticia del fin del alto el fuego de ETA sorprendió al líder del PP en Vitoria, donde tenía previsto reunirse con los integrantes del Comité Ejecutivo de su partido en el País Vasco.

Allí compareció ante los medios de comunicación para valorar el nuevo anuncio de la banda terrorista y manifestar que su "posición" y la de su "partido es bien conocida".

Mariano Rajoy insistió: "No se puede negociar con las bandas terroristas. Ceder con ellas es un grave error, y a los terroristas hay que derrotarlos", ha manifestado, "derrotarlos con instrumentos legales".

Más reacciones

El Gobierno Vasco ha tachado el comunicado de "broma macabra". Su portavoz, Miren Azkarate, cree que desaira políticamente la izquierda abertzale y supone un regreso a "la violencia, el chantaje y el terror".

Todos los responsables de los partidos políticos que han reaccionado ante el comunicado, han coincido en señalar a ETA como la "única responsable".

Lejos de España, el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, ha lamentado la "ruptura del proceso" y ha instado a las partes implicadas a redoblar sus esfuerzos para lograr una solución "pacífica y dialogada".