Un informe denuncia la excesiva influencia de los 'lobbies' en España y las puertas giratorias

  • Un informe de la organización Transparencia Internacional analiza la situación de los lobbies en 19 países de la UE y en las instituciones comunitarias.
  • España está entre los países con peores resultados, en los que "los estrechos vínculos entre el sector público y el financiero se consideran más arriesgados".
  • El informe pide la creación de un registro de grupos de presión y reforzar los códigos de conducta relativos a conflictos de intereses o regalos.
Acto de presentación de informe sobre los 'lobbies' en España.
Acto de presentación de informe sobre los 'lobbies' en España.
TRANSPARENCIA INTERNACIONAL

España carece de mecanismos suficientes para evitar la influencia "indebida o excesiva" de los grupos de presión sobre las decisiones políticas, según un informe de la organización contra la corrupción Transparencia Internacional (TI).

El estudio "El lobby en Europa: influencia encubierta y acceso privilegiado" analiza la situación en 19 países de la Unión Europea y en las instituciones comunitarias, y las medidas adoptadas para garantizar que la presión que ejercen los grupos en favor de determinados intereses se realiza de manera "transparente y ética".

En particular, concluye que existe en general en toda Europa "una injerencia indebida en política" y que la falta de regulación del cabildeo "favorece la corrupción".

Además de España, el informe se centra en Alemania; Austria; Bulgaria; Chipre; Francia; Eslovaquia; Eslovenia; Estonia; Hungría; Irlanda; Italia; Letonia; Lituania; Países Bajos; Polonia; Portugal; República Checa y Reino Unido.

Anne Koch, de Transparencia Internacional, dijo este miércoles en la rueda de prensa de presentación del informe que aunque "los grupos de presión forman parte de una democracia saludable", hace falta regularlos para evitar los abusos.

Solo siete países con normas específicas

El informe revela que de los 19 países analizados, sólo siete (Austria, Francia, Irlanda, Lituania, Polonia, Eslovenia y el Reino Unido) cuentan con normas específicas aplicables a los grupos de interés. Incluso las instituciones comunitarias presentan importantes carencias en este ámbito, con un 36% de "calidad medida" de las normas que regulan esos grupos.

Entre las críticas del informe, destaca que en Europa "los legisladores están en general exentos de restricciones pre y post empleo público y periodos de cuarentena, pese a ser un blanco clave de las actividades de lobby o influencia".

Chipre y Hungría son los que salen peor parados, por las pocas acciones aplicadas para evitar una influencia sin restricciones de los grupos de presión en las decisiones políticas.

Por su parte, "Italia, Portugal y España están entre los cinco países con peores resultados y donde las prácticas de cabildeo y los estrechos vínculos entre el sector público y el financiero se consideran más arriesgadas", señala la organización. En el extremo opuesto, Eslovenia es el país que más medidas ha puesto en marcha, "aunque presenta igualmente algunas deficiencias y vacíos legales".

Felipe González y José María Aznar

Sobre España, el informe denuncia en particular el problema del "traspaso" de personas entre el sector público y el privado, fenómeno conocido como "puertas giratorias". Señala en ese contexto la "grave preocupación por los antiguos miembros del Ejecutivo que pasan al mundo de los negocios, y viceversa, ejecutivos de negocios que pasan a ocupar cargos en agencias reguladoras".

"Algunos ejemplos de expolíticos con redes impresionantes de antiguos colegas y un acceso incomparable a las personas que toman decisiones son los expresidentes del Gobierno Felipe González, que llegó a ser miembro de la junta de Gas Natural Fenosa, y José María Aznar, a quien Endesa contrató como asesor externo y que ha sido miembro de la junta de otras cinco corporaciones internacionales", dice el informe.

Para resolver la situación, Transparencia Internacional da una serie de recomendaciones por país, empezando por la revisión de todas las leyes, políticas y prácticas sobre el acceso a la información relativo a los contactos entre cabilderos y cargos públicos en los países donde hay "problemas agudos", que incluyen a trece Estados miembros, España entre ellos.

También pide la creación en España y otros diez países de registros de grupos de presión, algo que se debe convertir en un "requisito obligatorio" y exigir la información periódica de las actividades de todos los profesionales del lobby y de los grupos.

"Los regalos y la hospitalidad"

Asimismo, a España y otros trece países les recomienda reforzar los códigos de conducta aplicables a los cargos públicos, en particular en relación a los conflictos de intereses que incluyen incompatibilidades con el hecho de formar parte de un grupo de interés.

Otra sugerencia a España, Bulgaria, Chipre, Estonia, Francia, Irlanda, Lituania, Polonia, Portugal, Eslovaquia y Reino Unido consiste en endurecer los códigos de conducta que regulan "los regalos y la hospitalidad".

Por último, para promover la participación y contribución ciudadana a los procesos de decisión política, recomienda a España y a otros 14 países establecer el derecho legal de ciudadanos y grupos de interés a contribuir a los temas legislativos y políticos

Mostrar comentarios

Códigos Descuento