El Ministerio de Asuntos Exteriores se reunió este miércoles a mediodía con el embajador de Venezuela en Madrid, Mario Ricardo Isea, para trasladarle el malestar y rechazo del Gobierno por las declaraciones del presidente de aquel país, Nicolás Maduro.

Maduro criticó este martes la resolución aprobada en el Congreso a favor de la liberación de políticos venezolanos encarcelados y dijo que preparará un conjunto de "respuestas integrales" para "dar la batalla" a Madrid. El líder venezolano llamó "rajado" y "racista" al presidente Mariano Rajoy y le espetó: "Vayan a opinar de su madre pero no de Venezuela". Maduro tildó a las Cortes españoles de "abusadoras, elite corrupta de España"

Isea fue recibido por el director general de Iberoamérica, Pablo Gómez Olea, pues el ministro, José Manuel García-Margallo, se encuentra de viaje con los Reyes.

Los rifirrafes diplomáticos con Venezuela no han sido anormales en los últimos tiempos El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha considerado este miércoles "intolerables" las últimas "declaraciones, insultos y amenazas" proferidas por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, contra España y ha asegurado que este tipo de palabras "no contribuyen a un mínimo entendimiento" entre los dos gobiernos.rid.

El Gobierno señala que las autoridades españolas "han sido y serán siempre respetuosas de la dignidad de las personas que ocupan cargos de gobierno en Venezuela". Gómez de Olea ha trasladado el embajador venezolano que este tipo de declaraciones e insultos "no contribuyen a un mínimo entendimiento entre dos gobiernos que representan a dos pueblos unidos históricamente por estrechos lazos".

"El embajador de Venezuela ha tomado nota de estos mensajes y ha señalado que los comunicaría a sus autoridades", señala el Gobierno.

El Congreso de los Diputados pidió este martes la liberación "inmediata" del líder opositor venezolano Leopoldo López, del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y de otros políticos del país encarcelados por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Así figura en la proposición no de ley pactada por el PP y el PSOE, debatida en el pleno del Congreso, que reclama al Gobierno que lleve a cabo todas las iniciativas necesarias ante las autoridades de Venezuela y la comunidad internacional para lograr la puesta en libertad de estos líderes opositores.

Nada más conocerse la aprobación el presidente de Venezuela criticó esa resolución y dijo que preparará un conjunto de "respuestas integrales" para "dar la batalla" a Madrid. "Quiero tener buenas relaciones con toda España, con quienes gobiernan, quiero tener buenas relaciones con todos y con todas, pero ya basta, hasta cuándo vamos a aguantar abusos, desprecios, racismo", recalcó y aseveró que Rajoy "tiene racismo histórico, racismo social".

Los rifirrafes diplomáticos con Venezuela no han sido anormales en los últimos tiempos. Caracas ya retiró a su embajador en Madrid el pasado otoño, cuando Rajoy se reunió con la esposa del opositor Leopoldo López, aunque regresó el pasado febrero.

Críticas "fuera de lugar"

Por su parte, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha situado este martes "fuera de lugar" las críticas del presidente de Venezuela.

Ayllón, en declaraciones en los pasillos del Congreso, ha defendido que con la aprobación de esa resolución, que emplaza al Gobierno a actuar en defensa de la libertad de los políticos encarcelados, dio un "ejemplo" con el que demuestra que atiende los asuntos que preocupan a los ciudadanos, tanto españoles como extranjeros.

"Acusar a un Gobierno, a un partido político o a toda una Cámara por defender la libertad y la pluralidad en democracia está fuera de lugar", ha dicho el secretario de Estado sobre las denuncias de Maduro.