Una actuación de un grupo de danza por un grupo de adolescentes ha desatado una gran polémica en Rusia. El vídeo, que ha provocado críticas en las redes, comienza con un personaje disfrazado de Vinni-Pukh (la adaptación rusa de Winnie-the-Pooh) que pasea en busca de miel. De repente, la música de los dibujos animados clásicos da paso a una canción con más ritmo y unas niñas vestidas de abejas se unen al oso haciendo el baile del twerking.

Varios funcionarios del Comité de Investigación de Rusia han afirmado a la agencia de noticias Interfax que estaban investigando las acusaciones de negligencia y "actos perversos" contra el estudio de la danza, el lugar, y los funcionarios públicos no identificados. Estos últimos cargos suelen presentarse contra personas sospechosas de realizar actos sexuales a menores y pueden llevar a una condena de hasta 10 años de cárcel, dependiendo de la edad de la víctima.

Las acusaciones son de negligencia y "actos perversos" contra el estudio

La oficina del fiscal general de Rusia ha anunciado asimismo que está llevando a cabo su propia investigación. "Con el fin de evitar posibles consecuencias negativas para la psique de los niños, la oficina del fiscal provincial hizo hincapié en la necesidad de que los investigadores hacen todo lo posible para defender a los niños de la difusión de información que denigra la dignidad y el honor", dijo la agencia en un comunicado. Incluso, Pavel Astakhov, defensor de los derechos de los niños de Rusia, dio un comunicado diciendo que el baile era "vulgar" y "ofensivo".

El gobierno provincial local ordenó cerrar el estudio de baile de las chicas. Sin embargo, el video ya es todo un viral y lleva casi 9 millones de reproducciones en YouTube.