Después de sufrir un incendio de grandes proporciones y de ser alejado del puerto de Las Palmas, en gran pesquero con bandera rusa Oleg Naydenov, de 120 metros de eslora, se ha hundido a las 22.45 hora canaria a 15 millas al Sur de Punta Maspalomas, en una zona con una profundidad de 2.400 metros.

El pesquero llevaba los tanques de combustible repletos, pues cuando se incendió se preparaba para salir hacia sus caladeros. El Gobierno ha declarado la fase de Emergencia 0, según ha explicado en los pasillos del Congreso la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Según el Plan Marítimo Nacional, la Fase de Emergencia 0 de contaminación de aguas portuarias o marítimas se decreta cuando tiene lugar un episodio de contaminación marina de pequeña magnitud y peligrosidad. En este caso, la estructura de apoyo a los órganos de dirección y respuesta es la prevista en los planes interiores marítimos.

Pastor ha asegurado que se está actuando "de forma preventiva" y que se está "analizando y viendo la dimensión del vertido que pueda estar ocurriendo". La ministra ha hecho estas declaraciones en los pasillos del Congreso, tras presidir el Comité de coordinación del Plan Marítimo Nacional.  "Se han tomado una serie de decisiones de las que he sido informado puntualmente en todo momento", ha destacado, a la vez que ha recordado que el Miguel de Cervantes, desplazado a la zona, es el barco "más potente".

El pesquero fue remolcado lejos del puerto de Las Palmas

Salvamento Marítimo ha movilizado medios de lucha contra la contaminación para verificar si hay vertido y actuar si es necesario. A las 7.30 hora canaria se ha movilizado el avión de Salvamento Marítimo Sasemar 305. Asimismo, el buque de lucha contra la contaminación Miguel de Cervantes está activado, según informan fuentes de Salvamento Marítimo.

No se puede hablar de riesgo cero, pero es el menor posible El pesquero fue remolcado lejos del puerto de Las Palmas y de la costa, a la espera de la evolución de su incencio y por miedo a que produjeran daños en las infraestructuras portuarias puesto que la gran cantidad de agua que se le lanzó para tratar de apagarlo había provocado que el buque se escorara. Tras extinguirse el incendio en alta mar se decidió remolcarlo de nuevo a puerto, pero los daños sufridos por el fuego han hecho que naufragara.

La Delegación del Gobierno en Canarias considera que el peligro de que el hundimiento del pesquero ruso provoque un derrame de combustible es pequeño y que el riesgo de que, si eso ocurre, el vertido alcance las costas del archipiélago resulta aún menor, por las corrientes.

"No se puede hablar de riesgo cero, pero es el menor posible. Por eso se tomó la decisión de llevar el barco 30 kilómetros al sur de Canarias", ha manifestado la delegada del Gobierno, María del Carmen Hernández Bento. Hernández Bento ha explicado que, por la información que ha recibido, el riesgo de que el naufragio liberara al mar las cerca de 1.400 toneladas de combustible que llevaba el Oleg Naydenov parece "muy pequeño", por lo que cree que "no va a haber escape".

Además, ha subrayado que las corrientes marinas que existen en esa zona del Atlántico (24 kilómetros al sur de Maspalomas, Gran Canaria) se dirigen hacia el sur, por lo que "no hay riesgo de contaminación para las costas canarias". "Por eso se decidió remolcar el barco hasta allí", ha recalcado.

Hernández Bento ha subrayado que el Gobierno central ha dispuesto las medidas necesarias para contener un posible vertido, si este se produjera, y ha tenido que tomar decisiones que "no son fáciles", frente al riesgo que representaba la presencia de ese barco ardiendo, cargado de combustible, en el puerto de Las Palmas. Respecto a las causas del incendio, ha apuntado que ya se ha abierto un expediente informativo para averiguar lo ocurrido.

Pequeñas manchas

Sin embargo, el hundimiento del pesquero ha dejado en el mar las irisaciones y pequeñas manchas de combustible que suelen quedar en agua después de todo naufragio, aunque no se aprecia que haya provocado un derrame, según ha indicado el capitán marítimo de Las Palmas, Pedro Mederos.

En una breve conversación telefónica desde el mismo punto del naufragio, 15 millas (24 kilómetros) al sur de Maspalomas (Gran Canaria), Pedro Mederos ha explicado que varias embarcaciones de Salvamento Marítimo están vigilando la zona, para anticiparse a cualquier emergencia por riesgo medioambiental.

"Aquí hay irisaciones y pequeñas manchas producto del hundimiento, pero es lo normal cuando se hunde un barco. No hay ninguna mancha de contaminación, ninguna marea negra ni nada así. Y estoy en el sitio", ha enfatizado el capitán marítimo.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.