Hernán Zin: "Desde occidente debemos apoyar a los israelíes valientes que luchan contra las políticas erróneas de su gobierno"

El reportero y bloguero de 20 minutos acaba de publicar su nuevo libro Llueve sobre Gaza (Ediciones B). Hernán ha estado en nuestra redacción, donde nos ha contado todos los detalles sobre su libro y sus experiencias en Gaza.
Hernán, en la redacción de 20minutos.es.
Hernán, en la redacción de 20minutos.es.
Jorge Paris
1. Señor Zin: ¿Cómo se soluciona lo que ocurre en Palestina? ¿Tienes esperanzas de que la sociedad israelí pueda modificar el rumbo?. Dice ser Alfredo Rebollo

Sí, tengo confianza en que la sociedad israelí presione a sus líderes para que terminen con la ocupación, que es la causa última del problema. Cuando estuve allí conocí a gente como Gideon Levy, Amira Hass, Meir Margelit y las Matchsom Woman, que luchan para que Israel vuelva a las fronteras de 1967 en respeto a la resolución número 242 del consejo de seguridad de la ONU, para que se pueda crear así un Estado palestino.

Tengo esperanza en que la sociedad palestina acabe con la política colonial y de apartheid

Ellos me dieron la esperanza. Y los miles de jóvenes israelíes que ayer, en el 40 aniversario del comienzo de la ocupación, salieron a la calle para manifestarse por el final de la política colonial y de apartheid de Israel en Cisjordania.

Desde Occidente debemos apoyar a estos israelíes valientes que luchan contra las políticas erróneas de su gobierno. Y todas las denuncias que hago en el libro Llueve sobre Gaza parten en buena medida de la profunda fe que tengo en un posible cambio de curso, que termine con el drama de los palestinos y permita una convivencia pacífica en la región. Hay esperanzas, por supuesto.

2. Señor Zin, a su juicio ¿cuáles serían las claves para que se lleven a cabo acciones contundentes que posibiliten la creación de un estado palestino en el que este pueblo pueda definitivamente vivir con dignidad? Dice ser Angeles

El gobierno de Israel debe terminar inmediatamente con la ocupación. Desmantelar el muro, sacar los checkpoints. Los colonos deben salir en el acto de Cisjordania, territorio que no les pertenece según la legalidad internacional. Territorio donde debería erigirse el Estado palestino y que no se hace por la ocupación de corte colonial que padecen.

Hay enorme intereses económicos y geoestratégicos en Cisjordania; por eso Israel no quiere irse

En el libro, la gran periodista israelí, Amira Hass hace un excelente análisis de por qué Israel no quiere salir de Cisjordania. Hay enorme intereses económicos y geoestratégicos. Y no es fácil oponerse a ellos, como tampoco lo es en España o en cualquier lugar del mundo. Esto sin contar las cuotas de fanatismo de muchos colonos que están dispuestos a morir y matar por una tierra que creen que Dios les dio.

Lamentablemente, en este momento Israel tiene una crisis de liderazgo muy importante. Ehud Olmert ha probado ser un primer ministro nefasto y sin convicción, vilipendiado por su propia gente. Y parece no haber alternativas. Netanyahu ya ha dado prueba de ser igual de malo o peor.

Con respecto a la comunidad internacional, debería presionar a Israel y a los EEUU para que termine la ocupación, no sólo por una cuestión moral, de legalidad, sino porque es un foco de gran inestabilidad en una región de por sí desgarrada por la violencia. En este sentido, Europa no ha dado la talla en su falta de política propia y su seguidismo a EEUU. Nuestros líderes tampoco han mostrado estar a la altura.

3. ¿Cómo es un día normal en Gaza?, en qué ha cambiado tu vida al conocer todos esos lugares que están en conflicto y a las personas que lo viven diariamente?, cuál es tu próximo proyecto?. Enhorabuena por tu trabajo. Un saludo. Dice ser paz

Como cuento en el libro, cuando llegué a Gaza tuve la sensación de estar de regreso en Calcuta. Israel destruyó la central eléctrica, por lo que no hay casi luz. El bloqueo impide el ingreso de gasolina, por lo que los camiones no pueden recoger la basura. Oscuridad, polvo, suciedad. El 70% de la sociedad vive en la miseria absoluta, por la prohibición del gobierno israelí a los pescadores palestinos a salir a la mar, por la destrucción sistemática de sus cultivos, por el cierre de las fronteras. Una situación desesperante, asfixiante, desgarradora. Cuando volví a salir, dos meses más tarde, tuve la sensación de que volví a respirar, de que mis pulmones se ensanchaban. Los campos verdes de Israel, los supermercados llenos de mercaderías de Jerusalén.

El libro cuenta la operación Lluvia de verano, de allí su nombre, que fue la respuesta de Ehud Olmert al secuestro del soldado Gilad Shalit. Una respuesta desproporcionada, brutal, como la que artículo en Líbano dos semanas más tarde. Presionar al millón y medio de habitantes de Gaza, a través del bloqueo y los ataques por tierra y aire, para conseguir la liberación del soldado. Una estrategia inmoral, que viola la Convención de Ginebra, y que ningún Estado que se llama a sí mismo moderno y democrático debería aplicar, ya que es algo digno de la Edad media. Y, a nivel estratégico, creo que es contraproducente. Empujar a la gente al hambre y la desesperación no es más que una forma de crear nuevos fanatismos y extremismos, nuevos odios.

Espero que algún día Ehud Olmert sea juzgado por sus acciones del pasado año en Gaza y Líbano. Son casi dos mil civiles muertos. Una estrategia a todas luces, y por la propia condena que le mereció de la sociedad israelí, equivocada.

4. Supongo que hay que tener mucho estómago para ver cómo caen las bombas a tu alrededor y mantener la calma para contar las cosas. ¿Cómo lo consigues? Mohamed

Me mueve la convicción de que para mostrar la verdadera dimensión de la guerra hay que estar junto a las víctimas. Un conflicto armado no pasa por las declaraciones de los políticos de turno ni de los miembros del Consejo de Seguridad. La guerra es el dolor de esa madre que pierde a sus hijos en un bombardeo, de ese abuelo que queda mutilado en el hospital, de ese niño traumatizado.

Esa creencia en la importancia del periodismo de a pie, junto a las víctimas, me da muchas fuerzas. Creo que si la gente llega a saber qué es lo que significa realmente una guerra, se opondrá con fuerza, levantará la voz para que todo pare.

Me cabreo. Insulto. Me rebelo. Trato de que no se trasluzca a los escritos, aunque a veces resulte imposible

Por otra parte, en medio de la barbarie de la violencia, también encuentras gente de una generosidad extraordinaria, de una templanza a prueba de todo. Sale a flote lo mejor de la condición humana también. Y aprender mucho de esa gente que en medio de la locura mantiene su dignidad. Te sientes afortunado de poder escucharla.

Con respecto a la calma, no la mantengo. Me cabreo. Insulto. Me rebelo. Trato de que no se trasluzca a los escritos, aunque a veces resulte imposible. Aunque escribir me sirve siempre como una suerte de terapia, de catarsis de lo vivido. Cuando me encerré a dar vida a Llueve sobre Gaza lloré muchísimo. Y también me permito ser humano, me permito la rabia y la indignación. El día que vaya a un conflicto y permanezca indiferente, dejaré de ir.

5. José Couso, Julio Anguita hijo... ¿por qué elegiste una profesión tan arriesgada?Me encanta tu trabajo... un beso. Esther

Gracias Esther. Porque creo que es la profesión más extraordinaria del mundo. Porque estoy convencido de que puede servir para cambiar las cosas. O, al menos, para intentarlo. Lo que no es poco.

6. Hola Hernán, felicidades por tu nuevo libro (unas de las primeras cosas que haré cuando vaya a España sera comprarlo!) y por tu blog el cual sigo habitualmente. ¿Ha habido alguna parte del libro que te haya sido difícil de escribir? Y a pesar de todo, ¿cuál fue el mejor recuerdo que te trajiste de Gaza? María de la O

Gracias María de la O. En el libro voy desde la experiencias más personales, las primeras impresiones de esa dolorosa Gaza sitiada . En estos primeros capítulos recuerdo a las personas, hombres, mujeres y niños que he visto heridos y muertos. Fue la parte más dolorosa. Hubo momentos en los que el teclado se me cubría de lágrimas, como cuando narré la historia de Juda Natur, una madre que huía de su miserable casa junto a sus tres hijos durante la noche cuando la alcanzó un misil.

De estas primeras impresiones tan fuertes el libro evoluciona hacia un análisis del conflicto basado en la opinión de israelíes y palestinos. Para transcurrir así de lo más personal a lo general.

7. Hola HZ. Admiro mucho tu trabajo. Me gustaría saber muchas cosas sobre tu trabajo, pero intentaré ser breve: ¿Qué precauciones tomas cuando vas a entrevistar a gente de barrios conflictivos? ¿Vas protegido? ¿No es peligroso ser un periodista dentro de las favelas? ¿Qué consejo le darías a la gente que le gustaría dar voz a tantas injusticias olvidadas? Fredy

Gracias por tus palabras Fredy!! No suelo tomar demasiadas precauciones formales. Lo que sí intento es estar atento, escuchar más que hablar y dejarme llevar por las situaciones sin perder demasiado la calma. Creo que eso es fundamental. Sonreír mucho ayuda también. Y confiar en que no se tiene nada que ocultar, nada que temer, aunque sea sólo en lo formal, que se está allí por una motivación legítima, para escuchar a las víctimas, para darles voz.

8. Hola Hernán, he leído tu anterior libro y estoy leyendo aún este último. En tu biografía dice que no estudiaste periodismo, y al no conocer algunos términos y conceptos de la profesión y más en un país extraño para ti...¿cómo aprendiste a desempeñar este oficio? ¿Quien te enseñó a narrar, a buscar la noticia...quienes fueron tus maestros?Cianette

No, estudié Relaciones Internacionales, con una especialización en América Latina. Pero desde joven siempre había querido ser escritor. Y a los 20 años comencé a publicar mis primeros artículos en el Cronista. Crónicas de un viaje que hice de Argentina a Costa Rica, al estilo Che Guevara (sí, era muy joven). Y luego pasé a La Nación. Cuando terminé la carrera me fui primero a Egipto como enviado especial, tenía 22 años. Y después a China. A partir de allí me quedé en Asia casi cinco años, con base principalmente en Calcuta.

Así empecé. Escribiendo sobre cosas que me interesaban y buscando la forma de publicarlas. Dando mucho la lata en las redacciones. Como en todo esto, aprendí de leer a los buenos, a los grandes: Kapuscinsky, Fisk... Y de haber tenido la suerte de conocer y trabajar junto a grandes maestros de la profesión, como Tiziano Terzani, un genio.

También creo que la profesión, en sus herramientas esenciales, no tiene demasiado misterio. Después de todo, la habilidad de contar historias nos es innata. Por otra parte, si no estudias periodismo cometes errores al principio pero eres más libre, menos consciente de tus limitaciones, y por eso muchos grandes periodistas vienen de otras profesiones.

En mi caso, lo que aprendí en la carrera me da una base teórica sobre las relaciones internacionales que me sirve mucho a la hora de escribir.

Hernán se despide: ¡¡Os doy a todos las gracias por vuestras preguntas y comentarios!! ¡¡Muy generosos por vuestra parte!!

Lamento que algunos no acepten la crítica legítima y documentada al gobierno de Israel, como la que presento en el libro. Una crítica que podemos discutir hasta la saciedad. Y en parte de la cual podré estar equivocado. Me parece muy ofensivo el empleo del término antisemita hacia mí. Pero lo interpreto como una reacción desesperada de quien carece de argumentos y se consuela aduciendo oscuras motivaciones a su interlocutor.

A esos comentarios que en lugar de argumentar, con datos y declaraciones, con referencias, en contra de mis argumentos, prefieren la descalificación, sólo os puedo decir que vuestras palabras me alientan a seguir adelante, a continuar la lucha, pues descubro que aún falta mucho camino por recorrer, aún hay que informar mucho y con constancia y seriedad para que las cosas cambien. .

Para no terminar con una nota amarga, más allá de estas exclamaciones, os invito a seguir debatiendo y buscando información en pos de la verdad y la paz dentro del respeto. Muchas gracias a todos. Y espero que el libro satisfaga vuestras expectativas.

Bio

Hernán Zin acaba de escribir su cuarto libro, Llueve sobre Gaza, en el que relata las experiencias que vivió durante su estancia en territorio palestino el verano de 2006. Este trabajo es fruto de su recorrido por los principales conflictos armados de este siglo, que publica semanalmente en 20 minutos.

Reportero y blogero de 20minutos.es, este joven periodista estará este miércoles mañana a partir de las 16.30 horas en nuestra redacción para mantener un encuentro digital con los lectores y responder a vuestras preguntas, tras la publicación de este duro relato sobre las dramáticas consecuencias del conflicto entre israelíes y palestinos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento