Rafael Simancas deja la secretaría general del Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE) después de siete años en el cargo, los cuatro últimos marcados por dos fracasos electorales consecutivos y un gobierno abortado en junio de 2003 por la traición de los entonces diputados socialistas Eduardo Tamayo y Teresa Sáez.

Nacido el 1 de julio de 1966, en Kehl (Alemania), adonde emigraron sus padres desde un pueblo de Córdoba, Simancas se situó de la mano de los "guerristas" al frente de la entonces Federación Socialista Madrid (FSM) en noviembre de 2000.

En julio de 2004, los socialistas madrileños le reeligieron secretario general, en el Congreso en el que la FSM cambió su nombre por el de Partido Socialista de Madrid.

Periodista y licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense, desempeñó su primer cargo público entre 1995 y 2003 como concejal del Ayuntamiento de Madrid, donde además fue portavoz del grupo municipal desde 1999.

En mayo de 2003 saltó de la política municipal a la autonómica, al concurrir por primera vez a las elecciones como cabeza de lista del PSOE a la Asamblea.

Aunque el PP fue entonces el partido más votado, la candidatura de Simancas obtuvo 47 escaños, que junto a los 9 de IU sumaron un total de 56, es decir, uno más que el PP; resultados que hicieron prever un cambio de signo político en el Gobierno regional.

Sin embargo, el 10 de junio, en la sesión constitutiva del Parlamento regional, la ausencia de los entonces diputados socialistas Teresa Sáez y Eduardo Tamayo hizo que el PSOE se quedara, contra todo pronóstico, sin la Presidencia de la Asamblea.

Simancas asumió la responsabilidad por lo sucedido y pidió disculpas a los madrileños por la ausencia de estos dos diputados electos por su candidatura. Esta actuación derivó en una larga y grave crisis institucional y en un nueva convocatoria electoral, el 26 de octubre.

En la repetición de las elecciones, la candidata popular, Esperanza Aguirre, se hizo con la presidencia de la Comunidad de Madrid, al conseguir 57 escaños, uno más de los necesarios para gobernar con mayoría absoluta, frente a los 45 que obtuvo la candidatura socialista y los 9 de IU.

Tras esta derrota electoral, Simancas ejerció durante los siguientes cuatro años como portavoz de su grupo en la oposición y como senador por designación autonómica, hasta que el 28 de mayo de 2006 fue proclamado por tercera vez candidato a la presidencia madrileña.

En su tercera oportunidad, las elecciones del pasado 27 de mayo, el fracaso fue más estrepitoso que nunca, no sólo por los resultados obtenidos por los socialistas en el Parlamento regional -donde perdieron dos diputados, a pesar de que el número de escaños de la cámara aumentó en nueve-, sino también por las derrotas sufridas en importantes ayuntamientos de la región.

Dos días después, Simancas anunció que no volvería a repetir como candidato, pero obtuvo el respaldo mayoritario de la Ejecutiva regional para continuar como secretario general del PSM hasta el próximo Congreso, previsto para después de las elecciones generales.

Sin embargo, el clima interno de enfrentamiento y las peticiones públicas de dimisión dentro de un partido en crisis no le han permitido llevar a cabo esta tarea.

Rafael Simancas, que está casado y espera para finales de este mes el nacimiento de su segundo hijo, ingresó en el PSOE en 1985 y fue secretario general de la Agrupación Socialista Universitaria (ASU).

Fue jefe de Comunicación en diversas instituciones públicas y privadas y colaborador docente en varias universidades privadas madrileñas.

Ejerció de director de Programas de Formación del PSOE (1991-1994) y de redactor-jefe de la revista "Temas para el Debate" (1994-2003), y ha colaborado en distintos medios de comunicación nacional.