Flauta neandertal
Imagen de un trozo de hueso de oso de la gruta de Divje Babe, en los Alpes, que hasta el momento se creía que era una flauta. WIKIMEDIA COMMONS

En los años 20, los paleontólogos encontraron en diversas cuevas del centro de Europa (Eslovenia o Hungría) unos fragmentos de huesos perforados con agujeros equidistantes. Los expertos lo interpretaron como que se trataban de flautas confeccionadas por los neandertales. Estos trozos de hueso de oso se consideraban los instrumentos musicales más antiguos del mundo... hasta ahora: un estudio revela que en realidad, las perforaciones son mordiscos de hiena.

Cajus G. Diedrick es el autor de un trabajo publicado por Open Science, en que explica que se trata de restos de cachorro de oso que fueron mordidos por hienas en la Edad del Hielo. Estos animales pretendían acceder a la médula osea de los animales.

Diedrick basa su teoría en que los huesos de los osos adultos no tenían este tipo de marcas, debido a que para los carroñeros era más difícil perforarlos, por ser más duros. Además, en algunas de las supuestas 'flautas' hay agujeros a los dos lados del hueso, que coincidirían con la mordedura de una hiena.

Además, este investigador no encontró signos de herramientas en los huesos, lo que a su juicio también indica un origen más prosaico como es la mordedura de un carroñero.