El Colegio de Veterinarios de Valencia (ICOVV) ha realizado un llamamiento a los propietarios de mascotas valencianos para que respalden la reducción del IVA aplicado por sus servicios tres años después de que el Gobierno subiera del 8 al 21 por ciento el tipo aplicable a esta prestación, lo que ha sido "decisivo" para desplomar alrededor de un 30 por ciento el gasto de las familias a la atención sanitaria de sus perros o gatos, según el Colegio.

El presidente del ICOVV, Francisco Beltrán Andreu, ha señalado que "tras casi tres años soportando esta sobrecarga fiscal es hora ya de volver al tipo reducido porque los servicios veterinarios no sólo afectan a los animales domésticos, sino que también son claves de cara a frenar los abandonos, garantizar la salud pública y controlar las zoonosis, las enfermedades que se pueden transmitir de animales a humanos", ha advertido.

Por este motivo, la entidad llama a recabar las firmas de ciudadanos y de clientes para que respalden la vuelta a la aplicación de un tipo reducido. La iniciativa, que cuenta también con el respaldo del Consejo General de Colegios Veterinarios de España (CGCVE), ha sido secundada en diversas autonomías, y está previsto que a finales de julio presenten miles de firmas de ciudadanos que respaldan la medida.

Beltrán ha matizado que "el año pasado el Ministerio de Hacienda revisó a la baja el tratamiento fiscal de otras actividades afectadas por la subida, como las Fallas, las Hogueras y las Gaiatas, e incluso fue más allá y redujo también al 10 por ciento el IVA para las flores y plantas".

"Y nos parece bien, pero resulta difícilmente comprensible que, una vez iniciada la recuperación, se mantenga este maltrato a los propietarios de animales y veterinarios, más aún cuando es discriminatorio con respecto a otras profesiones también sanitarias cuyos servicios están exentos o siguen beneficiándose de un tipo reducido", ha defendido.

El ICOVV ya promovió en diciembre del año pasado una campaña de concienciación sobre tenencia responsable de mascotas en la que también denunció que, según cifras de Fedenva (Federación para la Protección y Defensa del Animal), a causa de la crisis y de esta sobrecarga tributaria la cifra anual de abandono de perros en la Comunitat se sitúa en 15.000, y asciende a 20.000 animales si se incluye a los felinos.

El principal argumento de la reclamación de los veterinarios se refiere a las "graves repercusiones" que el mantenimiento del tipo máximo de este impuesto indirecto tiene en la salud animal y humana, ya que —según constatan desde el ICOVV y el CGCVE— se ha producido una "preocupante reducción de la atención veterinaria, con un incremento del número de eutanasias y una disminución de los controles veterinarios sobre la salud de los animales, con el incremento de la prevalencia de algunas enfermedades y, lo que es más preocupante, de enfermedades transmisibles de los animales a las personas como la rabia, la leishmaniosis, la toxoplasmosis o la filariasis".

Consulta aquí más noticias de Valencia.