Jordi Hurtado, en 'El Ministerio del Tiempo'
Fotograma del último capítulo de la temporada de la serie 'El Ministerio del Tiempo', que incluye un 'cameo' del presentador Jordi Hurtado. RTVE

La serie El Ministerio del Tiempo despide este lunes en La 1 su primera temporada con sus protagonistas tratando a Lorca, Dalí y Buñuel en la Residencia de Estudiantes en 1924, en un capítulo que incluye un 'cameo' del presentador Jordi Hurtado.

Una nueva muestra de repasar la historia con humor y un "toque fresco en la forma de narrar, muy pop", una de las claves del éxito que ha cosechado esta ficción, según explica su productor y uno de los creadores, Javier Olivares, que afronta una segunda temporada con el convencimiento de que "las series que buscan todos los públicos ya no funcionan".

Viaje a la Residencia de Estudiantes

En el capítulo de este lunes, Amelia (Aura Garrido), Julián (Rodolfo Sancho) y Alonso (Nacho Fresneda), la patrulla que viaja al pasado con la misión de que los hechos históricos discurran como los conocemos, se preguntará si merece la pena salvar la vida de famosos personajes cuando a cambio no pueden evitar la muerte de sus seres queridos.

Todo ello durante un viaje a la Residencia de Estudiantes donde Luis Buñuel, Salvador Dalí y Federico García Lorca gestaron algunos de los mejores trazos de la cultura española, y en el que algo tendrá que ver un funcionario del Ministerio interpretado por Jordi Hurtado, el incombustible presentador del concurso Saber y ganar.

Segunda temporada

De cara a la nueva entrega, que contará con otros 8 capítulos, Olivares trabaja ya en el "arco de temporada", las líneas generales de tramas y personajes que dejó hecho su hermano Pablo, cocreador de la ficción y fallecido en noviembre de 2014.

Esta serie ha vivido por encima de sus posibilidades, no parece que cueste 550.000 euros por capítulo "Entramos en la fase de hacer crecer el arco de temporada con diseño de producción, y eso me preocupa, porque esta serie ha vivido por encima de sus posibilidades, no parece que cueste 550.000 euros por capítulo", confiesa el productor, y apunta que el del presupuesto es uno de los temas que "habrá que hablar" con los responsables de TVE.

Otros de los asuntos a tratar con la cadena será el del enfoque de los nuevos capítulos, después de que el director de TVE, José Ramón Díez, afirmase que se plantearían algunos cambios para hacer la serie "más accesible al gran público".

"Todo es mejorable, y José Ramón Díez es quien más apostó por esta serie", recuerda Olivares al ser preguntado por estas eventuales modificaciones, aunque añade que le gustaría mantenerse "en la línea" de la primera temporada porque "las series que buscan todos los públicos ya no funcionan".

Y se muestra satisfecho del "gran público" que han cosechado sus historias fantásticas "teniendo en cuenta las condiciones en que se han emitido", al competir frente a programas como La Voz o series como Bajo sospecha, lo que ha hecho disminuir su audiencia desde los casi 3 millones de su estreno (14,8% de cuota de pantalla) hasta los casi 2,2 (10,8% de share) del penúltimo capítulo.

Olivares recuerda que "cerca de 700.000 espectadores ven la serie en los siete días después del estreno" a través de la web de TVE, tras convertirse en unos de los fenómenos de la temporada en redes sociales, lo que refleja que ha atraído a "un público distinto", una mezcla de jóvenes con adultos que crecieron viendo "Curro Jiménez".

Concluye con un deseo personal para la próxima temporada: "Un viaje en el tiempo al día anterior, para que se vea que la filosofía de la serie está no solo en recrear la historia, sino en contar con muy buenos personajes".