Casi una veintena de personas han sido denunciadas este fin de semana en Santander por beber en la calle, además de seis negocios de hostelería por incumplir la normativa vigente.

A lo largo del fin de semana la Policía Local realizó varios controles para prevenir el consumo de alcohol en la vía pública, que, dieron como resultado, 16 denuncias en la noche del viernes al sábado y otras 3 en la siguiente, la del sábado al domingo.

Además, en esta esta última noche han sido denunciados cuatro bares, dos por rebasar el horario de cierre, ubicados en la calle Bailén y Menéndez Pelayo; uno en Daoíz y Velarde por no presentar la licencia de apertura, y otro de la misma calle por celebrar un concierto sin permiso y molestar con la música a los vecinos.

Las otras dos denuncias a establecimientos hosteleros se produjeron en la mañana del sábado y, en un caso, fuen por no presentar el negocio la licencia de apertura y en otro por colocar una terraza con cuatro mesas y dieciséis sillas sin permiso.

Además de los bares, anoche el responsable de un local ubicado en los bajos de un edificio de la calle Trasmiera fue denunciado pasadas las 23.30 horas por molestar a los vecinos con una fiesta que había organizado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.