El nuevo centro de la trufa de Sarrión, que se encuentra en la segunda fase de obras, necesita más financiación para poder terminar el edificio y abrir sus puertas al público, según ha indicado el alcalde Narciso Martín.

Se trata de un inmueble de tres plantas, con unos 200 metros cuadrados en cada una de ellas, que servirá como centro de investigación de la trufa y como sede de la Asociación de Truficultores de Teruel. Además, se pretende utilizar como sala de conferencias para los actos que se celebren en la localidad y como sede de la Comunidad de Regantes de Teruel.

"Hasta la fecha hemos podido contar con 500.000 euros gracias al Fondo de Inversión de Teruel (FITE) pero todavía faltan unos 200.000 más para poder llevar a cabo la tercera fase de las obras", ha señalado Martín en declaraciones a Europa Press.

En esta última, se tendría que acometer el acondicionamiento del mobiliario de cada uno de los niveles, en función del propósito al que vaya dirigido. En el caso del centro de investigación, "se necesitaría material para el laboratorio", ha precisado.

El inmueble, de propiedad municipal y ubicado en la calle del Molino, se usaba como residencia de ancianos hasta la construcción de uno nuevo. Por ello, se quiso rehabilitar y acondicionar para que sirviese de utilidad a otros propósitos.

El alcalde ha confiado en que "el proyecto salga adelante y se pueda finalizar", aunque cambie el equipo de gobierno tras las elecciones del 24 de mayo.

Consulta aquí más noticias de Teruel.