Los atropellos se convirtieron en 2014 en la principal causa de mortalidad de fauna salvaje en la Comunitat Valenciana —mamíferos, reptiles y anfibios—, con 893 casos, lo que representó el 66,4% del total, que sumaron 1.344. Así mismo, se registraron 95 casos de mortalidad de ejemplares pertenecientes a especies catalogadas como amenazadas, afectando a 14 especies diferentes.

Así se desprende de los datos facilitados por la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente a Europa Press, organismo que realiza un seguimiento de afecciones a la fauna vertebrada salvaje de la Comunitat relacionadas directa o indirectamente con diferentes actividades humanas.

El pasado ejercicio, además del atropello, se recopilaron casos de mortalidad derivados de causas como ahogamiento —2% de casos—, es decir, los ejemplares encontrados en depósitos de agua como balsas antiincendios o de riego. También por colisión con cable eléctrico o ejemplares encontrados junto a líneas eléctricas que presentaron fracturas o traumatismos —2%—. Y por electrocución o fauna encontrada junto a tendidos eléctricos con lesiones por electrocución —11% de casos, segunda causa—.

También se recopilaron datos de fauna ingresada por disparo en los Centros de Recuperación de Fauna de la Comunitat Valenciana —5%—, y por acción de aerogeneradores o ejemplares encontrados en parques eólicos con fracturas o traumatismos ocasionados por estos aparatos —9% de casos—. Asimismo se incluyeron los envenanimientos o animales ingresados por intoxicación en los Centros de Recuperación, para los que se confirmó mediante análisis que se trataba de un envenenamiento —1%—.

Además, se recogieron los ejemplares ingresados por interacción con artes de pesca —4% de casos— o de tortugas marinas en el 'Arca del Mar', centro cogestionado entre la Generalitat y l'Oceanogràfic de Valencia. Se incluyeron aquí también los registros de cetáceos y tortugas varados muertos por artes de pesca aportados por el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat de València.

Mortalidad de especies amenazadas

En 2014 se registraron 95 casos de mortalidad de ejemplares pertenecientes a especies catalogadas, afectando a un total de 14 especies diferentes. Como en temporadas anteriores, es el gallipato (Pleurodeles waltl) la especie amenazada con mayor número de casos registrados, un total de 48, todos ellos debidos a mortalidad por atropello en una zona muy localizada de Alicante.

La segunda especie con mayor número de casos este año es la tortuga boba (Caretta caretta), con 20 registros, debidos enteramente a interacciones con artes de pesca. El resto de especies amenazadas aparecen con muchos menos casos y, en general, viéndose afectadas por una única causa, la pesca. La excepción es la gaviota de Audouin (Larus audouinii), para la que constan registros de mortalidad por disparo y por interacción con artes de pesca, y el águila perdicera (Aquila fasciata), para la que constan registros de mortalidad por disparo y por electrocución.

Consulta aquí más noticias de Valencia.