Los robos en el campo "ya no saldrán gratis", según se desprende del contenido de la nueva reforma del Código Penal, llevada a cabo a través de la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de Marzo, que entrará en vigor el próximo 1 de Julio, en la que se contemplan muchas de las reivindicaciones que COAG ha venido planteando reiteradamente en las numerosas reuniones que han mantenido con todas las Administraciones.

Así, en la reforma, se dedica un capítulo especifico a los hurtos y robos cometidos en el ámbito agrario, "lo que es una novedad importantísima", según han informado fuentes de la organización agraria en un comunicado.

En el propio preámbulo se reconoce que "estamos ante un grave problema al tratarse de infracciones cometidas en explotaciones, en las que resulta difícil adoptar medidas de protección y donde se causa a sus propietarios un perjuicio extraordinariamente elevado, muy superior al que corresponde a la valoración de los productos sustraídos, por lo que se produce una grave desprotección e inseguridad para quienes los sufren", explican.

Con la nueva Ley, los supuestos de menor gravedad que anteriormente se sancionaban como falta, se regulan ahora como delitos leves, al tiempo que se castigará con pena de uno a tres años de prisión, aquellas sustracciones de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios que se utilizan para su obtención, siempre que el delito se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas.

Entre otros cambios, se castigará con pena de uno a tres años de prisión, la sustracción de conducciones, cableado o equipos de suministro eléctrico, de hidrocarburos o de telecomunicaciones y, además, se contempla el supuesto de multirreincidencia, de tal modo que los delincuentes habituales que anteriormente eran condenados por meras faltas, con esta modificación podrán ser condenados con penas de uno a tres años de prisión.

Además, en los robos con fuerza para acceder o abandonar la explotación o ejerciendo violencia o intimidación en las personas, muy frecuente en los últimos tiempos, la reforma contempla que "cuando concurra la circunstancia especial de tratarse de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios usados para su obtención, la pena de cárcel aumentará de dos a cinco años".

Por último, también es de destacar que se agrava con una pena de uno a tres años de prisión, el delito de receptación o compra de bienes robados, "lo que es muy importante dado que los robos en las explotaciones agrarias están directamente relacionados con las compra-ventas ilícitas que se realizan de los productos sustraídos, ya sean frutas, hortalizas, ganado, o maquinarias, aperos y otros materiales.

COAG Murcia valora "muy positivamente" esta nueva regulación del Código Penal que, "junto al gran trabajo desplegado en los últimos dos años por los equipos ROCA de la Guardia Civil, ahora sí van a contribuir a la disminución de los robos en el campo que tanto daño producen a agricultores y ganaderos".

Consulta aquí más noticias de Murcia.