La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz juzga este martes a un joven para el que la Fiscalía solicita cinco años de cárcel tras morder en la oreja a otro que, previamente, le había metido los dedos en los ojos en el transcurso de una pelea ocurrida en 2010. En el banquillo se sientan los otros cuatro implicados en la trifulca, para quienes reclama dos meses de multa por faltas de lesiones.

Según el escrito de calificación fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos tuvieron lugar sobre la medianoche del 15 de agosto de 2010, cuando el principal acusado y su hermano se encontraba en una playa de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en compañía de otros amigos.

Otro de los acusados se acercó y pidió fuego a las chicas del primer grupo, a las que "empezó a molestar". Por ello, el principal acusado le pidió que se marchase y se produjo un enfrentamiento entre ambos que culminó con una agresión mutua.

Así, dos amigos del que pidió fuego acudieron en su ayuda, y en apoyo del otro su hermano. Señala que todos los acusados se agredieron mutuamente y concreta que uno de ellos metió los dedos en los ojos del acusado principal, que reaccionó dándole un bocado en la oreja.

Como consecuencia todos sufrieron contusiones sin secuelas, a excepción del de la mordedura, que sufrió pérdida de sustancia en el pabellón auricular izquierdo y tardó 30 días en curar. Asimismo, le han quedado secuelas estéticas y dolor en la zona.

Considera el Ministerio Fiscal que todos los acusados son autores de una falta de lesiones por la que reclama dos meses de multa a razón de 12 euros diarios. Asimismo, entiende que el autor del mordisco es responsable de un delito de lesiones por el que pide cinco años de prisión, solicitando además que indemnice al que mordió con 7.500 euros en concepto de responsabilidad civil.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.