Chano Dominguez y Niño Josele fueron víctimas hace varios años del capricho musical de Fernando Trueba, quien se empeñó en unirlos en un disco conjunto con el que se puso a prueba su entendimiento musical. Después de superar la prueba con nota, el pianista de jazz y el guitarrista flamenco han ofrecido varios conciertos conjuntos, una gira que continúan y que recalará el próximo lunes 13 de abril en Madrid, dentro del ciclo 1906 Jazz.

"Cuando uno se siente cómodo es el momento de cambiar", ha manifestado el gaditano Domínguez durante una entrevista telefónica concedida a Europa Press, en referencia a su manera de afrontar la música, lo que le ha llevado a abrirse a la experimentación y a colaborar con músicos de otros estilos.

"La zona de confort, donde todo es conocido, me da miedo que se convierta en rutina, así que me encanta buscar nuevos soportes y maneras de interpretar esa música y la inquietud que llevas dentro", ha dicho.

Chano Domínguez afirma que intenta ser "muy consecuente" consigo mismo y saber por qué toca una canción. Por este motivo, utiliza los ritmos de su tierra, porque los conoce bien y se siente muy cómodo. Sin embargo, de nuevo, se tropieza con la tentación de permanecer inmóvil, lo que le lleva a una "luchar para conseguir algo de creación".

La conexión entre Domínguez y Niño Josele se entiende por una cuestión biográfica, tal y como ha explicado el pianista: "Haber nacido en Andalucía y haber compartido una crianza musical nos acerca mucho".

"poeta de la guitarra flamenca"

Domínguez describe a Josele como un "artista" y como el "poeta de la guitarra flamenca", un "maestro que ha sabido entender muy bien la música improvisada". "Además de músico de flamenco es un guitarrista integral, ama tanto la música que está preocupado de tocar temas de otros estilos", ha destacado.

Los conciertos que protagonizan ambos artistas son una recreación del repertorio que tocan en el disco, una música que ha ido evolucionando y encontrando "nuevos caminos de desarrollo".

A su juicio, el flamenco es una música que tiene aún mucho desarrollo y es bueno lo que le está ocurriendo cuando recibe aportaciones nuevas. "Indiscutiblemente el flamenco no pasa solo por ser música en la que se oye voz y palmas, sino algo más ecléctico y universal", ha destacado.

En este experimento musical, que publicaron el pasado año, Domínguez y Josele interpretan cada uno una composición del otro, una idea con la que Fernando Trueba les retó. Aunque "siempre" hay preguntas e incógnitas que resolver, puesto que "la física del instrumento" no permite llevar al piano ciertos elementos, asegura que "siempre hay maneras de reinterpretarlo".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.