El secretario general del PRC y candidato por este partido a la Presidencia de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha avanzado que si los regionalistas obtienen "un desastre electoral" en las elecciones de mayo dejará su escaño en el Parlamento y se irá, aunque cree que van a lograr un resultado "mucho mejor" que lo que predicen las encuestas y advierte de que "no apostará por ninguna aventura para gobernar", sino por una "mayoría razonable".

Sin embargo, en una entrevista publicada este domingo en El Diario Montañés, y recogida por Europa Press, el regionalista sí ha reconocido que "le costaría negociar" con el PP y su presidente, Ignacio Diego, a los que ha acusado de tener una "obsesión enfermiza" con él. A pesar de ello, ha asegurado que no es "nada rencoroso".

Con todo ello, Revilla, que insiste en que afronta su última campaña política, no cree que le llame para negociar el PP, al que augura un "batacazo seguro" por haber, a su juicio, "hundido Cantabria". Por otra parte cree que los nuevos partidos que entren en el Parlamento —dos, según pronostica— no llegarán con la fuerza que les dan las encuestas.

Respecto a posibles pactos con otros partidos, como el PSOE, se ha mostrado "seguro" de que socialistas, regionalistas y "quizás" otros partidos "no van a cosentir" que en Cantabria haya "desgobierno". A pesar de ello, ha advertido de que "los pactos tienen que ser lógicos" y "bien amarrados".

En cuanto al panorama de su partido tras las elecciones, Revilla insiste en que si obtiene un mal resultado en las urnas se marchará, aunque no sin antes asegurarse de que no deja al partido "hecho unos zorros" y ha advertido de que no será "absolutamente neutral" a la hora de opinar sobre los candidatos a sucederle.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.