Un chico de once años, Jamison Stone, de Alabama (EE.UU.), asegura haber cazado a 'Fred', un gigantesco jabalí de 475 kilos, según publica la edición digital de CNN.

El animal había sido vendido a la Plantación Lost Creek sólo cuatro días antes de ser abatido, según anunció Phil Blissitt, el antiguo propietario del animal.

Blissitt aseguró al diario 'The Anniston Star' que compró al animal, de seis años, en diciembre de 2004 como regalo de Navidad para su esposa, Rhonda, y que decidieron venderlo al ser ya imposible alimentarlo debido a su enorme tamaño.

La criatura fue comprada su dueño como regalo de Navidad para su mujer. 

Su esposa, Rhonda Blissitt, afirmó que Freddy "no era un animal salvaje".

Tres horas de dura lucha

Jamison Stone y su padre abatieron a la enorme criatura tras tres horas de dura lucha.

El padre del chico aseguró que creía que 'Fred' era "salvaje" y no imaginaba que fuera criado en una granja. Previamente, se habían reunido con Blissitt quien les aseguró que había decidido que toda su piara pasara por el cuchillo del carnicero, ya que pensaba que semejante animal era demasiado grande y era necesario sacrificarlo.

La Familia Blissitt no supo que la pieza cazada era 'Fred' hasta que se puso en contacto con ellos el departamento para Vida Salvaje de Alabama, que le aseguraron que los cazadores no habían violado ninguna norma.

"Fue un gran animal", afirmó Blissitt.