Abengoa y OHL son las empresas del Ibex 35 con mayor porcentaje de su capital sometido a posiciones cortas a principios de abril, al registrar movimientos superiores al ocho por ciento, según consta en los últimos registros sobre esta actividad ofrecidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La presencia de bajistas en estas corporaciones supera los niveles alcanzados en Indra o en DIA, donde las posiciones cortas equivalen al 5,91 por ciento y al 5,1 por ciento del capital, respectivamente, así como en las entidades financieras Banco Popular (4,62 por ciento) y Banco Sabadell (4,12 por ciento).

Otras de las corporaciones del Ibex en las que este tipo de apuestas a la baja rebasa el umbral del tres por ciento son Técnicas Reunidas o BME, con porcentajes del 3,94 por ciento y del 3,12 por ciento, respectivamente.

En el caso de Abengoa, las posiciones cortas se sitúan en el 8,05 por ciento y superan por primera vez desde diciembre el umbral del ocho por ciento. Las firmas que más han recurrido a esta estrategia dentro del capital de la compañía han sido la británica DE Shaw, por un 3,1 por ciento, y Och-Ziff Management, por un 1,4 por ciento, así como Och-Ziff Management Europe, por un 1,46 por ciento.

En cuanto a OHL, estos movimientos equivalen al 8,1 por ciento del capital. AQR (1,5 por ciento), WorldQuant (1,14 por ciento), Marshall Wace (0,89 por ciento), Oxford Asset Management (0,61 por ciento) y JPMorgan (0,54 por ciento) son los fondos que notifican posiciones superiores al 0,5 por ciento del capital.

Desde el año 2010, la CNMV exige que se le comunique toda posición corta sobre cualquier valor cotizado español que exceda el 0,2 por ciento del capital social y hace públicas las que superen del 0,5 por ciento del capital.

La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad. En líneas generales, consiste en pedir prestadas acciones de una entidad a cambio de un alquiler con la intención de venderlas y posteriormente recomprarlas más baratas. El precio obtenido por la venta de los títulos compensaría con creces el alquiler y la posterior compra.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.