Los jóvenes contratados eventualmente por el Ayuntamiento de Sevilla merced al decreto autonómico de medidas contra el desempleo juvenil han convocado una manifestación el 16 de abril, así como una "acción durante la Feria", para reclamar que los contratos de todos y cada uno de los miembros de este colectivo tengan una duración de seis meses según los términos del propio decreto, así como unos "salarios justos" y ceñidos al convenio colectivo del Consistorio.

Hablamos del decreto Ley aprobado el 29 de abril de 2014 por el Consejo de Gobierno de la Administración autonómica, para la aplicación de un fondo de 173,9 millones de euros procedente principalmente de la Unión Europea a fin de que, a lo largo de 2014 y 2015, los ayuntamientos promoviesen contrataciones de seis meses de duración, tanto a jornada completa como parcial, para jóvenes desempleados de entre 18 y 29 años. A Sevilla capital correspondieron 10,49 millones de euros para acometer estas contrataciones.

El Ayuntamiento formalizó a comienzos del pasado mes de julio sus propuestas de actuaciones para contratar a 1.213 jóvenes parados, anunciando después 2,85 millones de euros de sus fondos propios para financiar el equipamiento, los materiales y las indemnizaciones ligadas a estas contrataciones.

Hay problemas

A partir de ahí, CCOO avisaba de que la Administración autonómica, a la hora de aplicar este decreto, "apuró los plazos hasta el límite y solo concedió 24 días" para que el Ayuntamiento formalizase los contratos eventuales ligados a los fondos concedidos por la Junta de Andalucía. Tal extremo motivó "un retraso en la contratación de más de 700 trabajadores", con lo que muchos de los jóvenes contratados "no van a poder trabajar los seis meses que marca como máximo el decreto".

El Ayuntamiento, de su lado, expone que pese a las promesas de financiación de la Junta de Andalucía, ha tenido que pagar con sus propios fondos las cuatro primeras nóminas de este colectivo de trabajadores.

El colectivo de jóvenes, de cualquier modo, celebraba recientemente una manifestación desde la plaza de la Encarnación al Ayuntamiento, para reclamar que todas las contrataciones lleguen a los seis meses de duración que estipula el decreto en el que se sustenta este programa, que su labor no sea utilizada para suplir carencias en "puestos estructurales" del Ayuntamiento, medidas contra su "precariedad", y la dotación de los materiales de trabajo necesarios.

Ahora, los trabajadores han acordado en una asamblea celebrar una nueva manifestación el 16 de abril y "una acción durante la Feria de Sevilla", en demanda de los citados seis meses íntegros de contrato para todos los empleados de este programa, un salario ajustado al convenio colectivo del Ayuntamiento hispalense y que su papel y labor no sea utilizada para "tareas estructurales" del Consistorio, solicitando además medios para su trabajo, pues "grupos enteros de trabajadores han estado de brazos caídos porque no había trabajo que darles o no tenían materiales y muchas personas tienen que traer sus propios ordenadores de casa, porque el Ayuntamiento no se lo proporciona".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.