Societat Civil Catalana (SCC) ha pedido "al resto de españoles" que no dejen solos a los catalanes ante la amenaza secesionista, dado que es "un problema español" que puede tener consecuencias sociales y económicas "muy negativas".

Así lo ha indicado en una rueda de prensa el vicepresidente primero de SCC, Joaquim Coll, acompañado por el responsable de Eventos y Movilización de la asociación, Sixto Cadenas, y el responsable de los temas de Economía y profesor de Economía Europea de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ferran Brunet.

En este contexto, la SCC ha puesto en marcha una serie de jornadas para el año 2015, la primera de ellas en el Auditorio de Zaragoza este miércoles, el 8 de abril, a las 18.30 horas.

Este debate-coloquio, que será moderado y dirigido por la periodista Pilar Estopiñá y se titula 'Aragón y Cataluña, los mejores socios', pretende promover la cohesión y la convivencia de los catalanes con el resto del territorio.

El debate tiene como ponentes al presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito; al profesor de Economía Europea de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ferran Brunet, y al profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza, Alain Cuenca.

El vicepresidente primero de SCC, Joaquim Coll, ha evidenciado que las relaciones con los "vecinos" de Cataluña empeorarían, si se llevase a cabo la independencia, más de lo que los partidos nacionalistas afirman.

Ha insistido que la historia, la cultura o incluso la lengua, son "armas peligrosas en manos políticas", por lo que hay que dejar estos campos "a filólogos, historiadores y expertos".

Hace un año

Joaquim Coll ha recordado que la asociación nace hace un año y que es una "plataforma trasversal" y "no partidista" para dar voz a los catalanes que no comparten los objetivos secesionistas ni sus argumentos.

Ha destacado que el conflicto de la posible independencia de Cataluña es también español, dado que se pone de manifiesto que existe un problema de "cohesión territorial" y otro respecto al "proyecto común".

Además, ha aclarado que las soluciones que pueden plantearse "nos afectan a todos, al conjunto de los españoles y a los catalanes, con consecuencias sociales y económicas muy negativas".

Ha percibido que, desde fuera de Cataluña, esta situación se ve en ocasiones con "cierto hartazgo", algo que es "comprensible" puesto que los ciudadanos tienen otros problemas, pero ha hecho un llamamiento para que "el resto de los españoles no nos dejen solos".

En este contexto, SCC ha impulsado la puesta en marcha de varios diálogos durante este año 2015. El primero de ellos en Zaragoza este miércoles, pero seguirán en otros territorios, como en Valencia y Mallorca.

Ha comentado que la decisión de empezar a realizar estas jornadas en Aragón radica en que ambas autonomías tienen "enormes lazos" en común.

"Cataluña exporta 11.500 millones de euros al año a la región aragonesa mientras que a Francia 9.800 millones al año", ha precisado, al tiempo que ha añadido que "los mismo ocurre con otros países, las exportaciones a Alemania suponen 6.500 millones, mientras a Valencia son 5.000 millones".

En este contexto, no ha considerado factible que se produzca la secesión, porque la mayoría del censo catalán no la comparte, pero de hacerse efectiva "Cataluña quedaría fuera de la Unión Europea".

Primer acto fuera de cataluña

El responsable de los temas de Economía de SCC y profesor de Economía Europea de la UAB, Ferran Brunet, ha informado de que se trata del primer acto de estas características que organiza la asociación fuera de Cataluña.

En su intervención en este coloquio, Brunet ha precisado que hablará sobre los costes del desafío separatista. "Estamos en sociedades abiertas, todo es posible, por lo que hay probabilidades de una secesión".

No obstante, ha mencionado que, teniendo en cuenta "la parodia de consulta del 9 de noviembre del 2014", el peso de los separatistas es "entre el 27 y el 29 por ciento del censo electoral" se puede concluir que la separación "no se producirá", aunque "no quiere decir que no tengamos un problema, al revés".

Ha subrayado que se están viendo "los primeros efectos negativos de esta desafío del secesionismo catalán, sobre todo en la huída de inversiones", dado que Madrid en 2014 recibió "seis veces más inversión extranjera que Cataluña".

Los efectos "los estamos empezando a ver también en la lentitud del crecimiento de la reanimación económica de Cataluña cuando, como zona especialmente industrializada de España le correspondería ir por delante en la reactivación económica".

Este separatismo tiene, ha continuado, "un coste en PIB, en el empleo y en la inversión", pero también "un coste incuantificable que es sobre el equilibrio social y político". Ha aseverado que esta "confrontación" hace que si las inversiones pueden elegir consideren "otra opción".

Ferran Brunet también se ha referido a los conflictos que pueden surgir entre comunidades vecinas, ha destacado que a los nacionalistas les encanta "la conflictividad", puesto que es "su fuente de energía política", pero sería "bastante diferente" si el panorama político cambiara tras las próximas elecciones.

Balanzas fiscales

Ha detallado que, durante la jornada, el presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito, hablará sobre las balanzas fiscales.

"Sabemos que es un tema muy discutido, que es difícil evaluar los flujos en territorios que forman parte de una misma unidad política, social y económica, y en consecuencia la tarea de estimación y análisis es fundamental", ha señalado.

Ha remarcado que España mantiene una unidad fiscal, por lo que pagan las personas, físicas o jurídicas. "No son los territorios los que pagan, por lo que ver balanzas regionales sería un ejercicio bastante complicado".

Ferran Brunet ha reconocido que la progresividad del sistema hace que pague más aquella persona, física o jurídica, que más tiene y ha opinado que el nacionalismo está atacando la progresividad del sistema fiscal.

Ha añadido que José Luis Feito también hablará de "una hipotética independencia", defenderá que si se produjese una secesión los flujos de comercio entre Cataluña y el resto de España que son 45.000 millones de euros anuales y que dan un superávit de 18.000 millones para Cataluña "cambiaría completamente".

En concreto, se estima, por otros casos, que hasta un 60 por ciento de los flujos bilaterales de comercio se reducen, en consecuencia, si hubiera una secesión "aquel superávit fiscal que hipotéticamente tuviera Cataluña también habría desaparecido".

Esto llevaría consigo un "efecto dominó" con la reducción de empleo, que la SCC estima en el 16 por ciento; del PIB, entre el 12 y el 20 por ciento; reducción de los ingresos fiscales, incremento de los gastos públicos, asi como del déficit público y de la deuda. "Si se consumara una secesión el escenario económicamente sería muy grave", ha alertado.

Federalismo fiscal

Respecto al profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza, Alain Cuenca, Ferran Brunet ha señalado que hablará del federalismo fiscal.

"Hay que tener en cuenta que los temas de fiscalidad regional han sido tratados abundantemente en la literatura, especialmente en los círculos académicos en los países federales, como en Estados Unidos", ha citado.

Ha apostillado que en España hay una financiación autonómica desequilibrada, "no tanto en el sentido de los flujos finales, sino desde el punto de vista de la comparación entre ingresos y gastos".

De esta forma, ha incidido en que casi todas las competencias de las Comunidades Autónomas son en gastos —servicios sociales, educación y salud— pero no en materia de ingresos.

"Probablemente, esta inestabilidad que tenemos en los territorios, en Cataluña, se salde en un futuro reacomodando la financiación", ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.