Los servicios provinciales de Consumo han detectado irregularidades en el 20 por ciento del etiquetado de alimentos y bebidas inspeccionados durante 2014 en un total de 453 establecimientos. Estos servicios, dependientes de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales, acaban de iniciar una nueva campaña de inspección que prevé la realización de 1.528 controles —1.378 de etiquetado y 150 análisis de muestras— en productos alimenticios para detectar posibles irregularidades en el etiquetado, así como alteraciones, adulteraciones y fraudes.

La campaña de control general de la información y la calidad de alimentos se desarrolla en colaboración con el Centro de Investigación y Control de la Calidad, dependiente de la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria y Nutrición, ha indicado la Junta en una nota.

Las actuaciones, que ya han comenzado, se prolongarán hasta el próximo diciembre, realizándose controles de distintos grupos de alimentos asignados a cada provincia con el fin de tener un muestreo "más amplio".

Así, se examinarán alimentos como hielo y agua, productos lácteos, huevos, bebidas con o sin alcohol, carnes y derivados, productos dietéticos, conservas, frutas, verduras, alimentos estimulantes y derivados, harinas, pescados, mariscos y café en cápsulas, entre otros.

En coordinación con el Centro de Investigación y Control de la Calidad, dependiente de la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), también se realizarán análisis de muestras de otros productos como bebidas vegetales sin lactosa, alimentos para diabéticos, yogures con edulcorantes o aceitunas verdes rellenas y conservas de espárragos.

En todos se comprobará el cumplimiento de la normativa y otros aspectos como la trazabilidad, que permite identificar a la persona suministradora del alimento, y la información que ofrecen alimentos sin envasar y envasados en el lugar de venta (por ejemplo, una bandeja de filetes).

Asimismo, se verificará la denominación y las menciones específicas, si las tiene, la cantidad de un ingrediente o de una categoría de ingredientes y el grado de alcohol en bebidas, si superan un volumen de 1,2 por 100.

El 50 por ciento de los controles será sobre productos procedentes de fuera de la comunidad autónoma y el otro 50 por ciento sobre andaluces. También se prestará especial atención a comercios que venden productos de marcas blancas y procedentes de terceros países (chinos, turcos y rusos, entre otros), así como grandes superficies que suelen vender también estos alimentos.

BALANCE 2014

En el periodo marzo-diciembre de 2014 y en el marco de esta campaña, los inspectores de la Junta han realizado un total de 1.307 actuaciones en 453 establecimientos, con un resultado de 264 actas con irregularidades (20,2% del total), entre las que se han detectado 27 muestras con incumplimientos (15,8% del total).

Respecto al etiquetado, el mayor porcentaje de irregularidades se ha apreciado en helados y postres, con un 57,1 por ciento; frutas, verduras, setas y hortalizas (casi 55%); frutos de cáscara (45,6%); huevos (casi 43%) y leche (41,5%).

Entre las más frecuentes, destacan la falta de indicación del lugar de origen o procedencia (casi 12%), el etiquetado sobre propiedades nutritivas incompleto (casi 10%), la información que se proporciona sobre vitaminas y sales minerales no se expresa como porcentaje de las cantidades diarias recomendadas (9,3%), así como el incumplimiento de la obligación de indicar la cantidad de un ingrediente o de una categoría de ingredientes utilizada en la fabricación o preparación de un producto alimenticio.

Por otra parte, también se han apreciado incumplimientos en el etiquetado de todas las muestras que se han analizado de miel de brezo y en el 41,2 por ciento de las conservas vegetales.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.